Francisco Bauzá y el prior de Lluc, Mariano Gastalver. | Pere Bergas

0

Con motivo de la 47 edición de la tradicional Marxa des Güell a Lluc a Peu, el grupo ha recolectado 40 toneladas de comestibles y enseres de limpieza, que serán repartidas entre las familias más necesitadas de la Isla.

«Estamos muy satisfechos con la recolecta, que supera con creces la de 2019, en la que se recogieron diecisiete toneladas. Solo tenemos palabras de agradecimiento para las empresas mallorquinas y las instituciones que han participado, así como con las Fuerzas Armadas, que colaboran en toda la logística», declaró Francisco Bauzá, el presidente del Grup Güell. Todo lo recolectado será entregado al santuario, que se encargará de repartirlo entre las parroquias de la Isla.

En cuanto a las medidas sanitarias de la marxa, que tendrá lugar el próximo 7 de agosto, desde la organización aseguran estar en contacto con las autoridades sanitarias, que dan su beneplácito al acto al tratarse de «un evento al aire libre y de carácter excepcional». Asimismo, declaran que esperarán hasta el último momento, «todo cambia de un día a otro», para trasladar a los participantes las medidas a seguir en la salida, el punto más conflictivo: por el momento hay 600 personas apuntadas, aunque esperan alcanzar los números de 2019, cuando participaron 6.000 personas. En el sus a la marxa contarán con el apoyo de miembros de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como con numerosos voluntarios.