Andrea posa junto a uno de sus pasteles, inspirados en diseños originales que la propia pastelera personaliza. | T. Ayuga

Todo cuanto encontramos en Cuxu’s Cake, el paraíso terrenal de los más golosos, no ha salido de un primoroso libro de recetas sino de la mente inquieta de Andrea Gutiérrez, una palmesana de tan solo 24 años. Sus cupcakes, cookies, croissants, brownies, pasteles y otras dulces maquinaciones tienen la magia y el sabor de las antiguas recetas, pero incorporan el toque de modernidad necesario para desenvolverse con éxito en el mercado actual. Y es que la repostería creativa le está ganando la partida a la bollería industrial a base de ideas que entran por la vista y se disfrutan en el paladar.

A Andrea, ser pastelera le llena el corazón. Trabaja con ingredientes de calidad, pero eso no hace lights sus cupcakes –magdalenas para los más castizos–, de modo que mejor no abusar para evitar sorpresas con la báscula. Cuxu’s Cake suministra las mesas dulces a todo tipo de eventos, además de impartir talleres, celebrar smash cake para perros y, naturalmente, saciar la avidez de azúcar de quien se avenga a realizar un pedido. No se encuentra este establecimiento en la milla de oro gastronómica de Palma, ni falta que le hace. El final de la extensa calle Aragón, allá donde sólo se encuentran turistas perdidos o foodies buscando nuevas posibilidades, acoge este local abierto en 2020.

Una pasión

Andrea sintió la llamada del dulce mientras se desempeñaba en la hostelería. «Descubrí que hacer tartas es mi pasión». Empezó en plan autodidacta «viendo vídeos en Youtube», y al poco se lanzó de cabeza a alcanzar su sueño, «haciendo cursos de repostería en Palma y en Barcelona». Con una larga vida profesional por delante, tiene claro que su rango de crecimiento, de mejora, juega a su favor. «Esto se me da bien, los clientes siempre repiten», subraya.

El nombre de Cuxu’s Cake tiene connotaciones familiares, «en casa siempre me han llamado ‘cuxufleta’, y como es original y me representa decidí utilizarlo». Si algo marca sus elaboraciones es su inimitable estilo: «Hay gente que hace cupcakes y tartas espectaculares, pero son siempre el mismo patrón. Yo hago un estilo de tarta que no suele verse en Mallorca. Juego con las frutas y los chocolates, quiero que cuando alguien vea una de mis tartas sepa que es un diseño mío».

Cuxu’s Cake realiza diferentes talleres para niños, que en la mayoría de casos suponen su primera inmersión en la cocina. «Les doy el cupcake horneado y ellos le ponen la crema y lo decoran. Luego se lo llevan a casa con un diploma, y además toman la merienda». Otro concepto que además es pionero en Mallorca son las smash cake para perros. «Los smash cake están pensados para que un niño pruebe una tarta por primera vez; y yo he querido trasladar este concepto a los perros, para que vengan a comerse una tarta el día de su cumpleaños junto a su dueño». Naturalmente, los perros no pueden comer lactosa, «sus tartas no contienen azúcar, llevan productos naturales, fruta y avena», aclara Andrea.