2

La emisión de la serie documental Rocío, contar la verdad para seguir viva ha hecho pública -más aún- viejas heridas en la familia Flores Carrasco, generando todo tipo de opiniones y reacciones al respecto.

Una de las más esperadas, la de Rocío Flores a las palabras de su madre, Rocío Carrasco, se produjo este viernes, cuando, en El programa de Ana Rosa, la joven hizo un llamamiento a su progenitora y desveló a la audiencia que esta no le cogía el teléfono.

Desde entonces, la pregunta que se generó fue clara: ¿por qué no le coge el teléfono Rocío Carrasco a su hija?

María Patiño quiso arrojar este domingo algo de luz a esta cuestión y quiso dar la causa, basándose en una conversación con un educador social especializado en conflictos con jóvenes al respecto.

"Como Rocío Flores, en su momento, cuando fue condenada en el 2012 por maltrato habitual a su madre, se negó a realizar un proceso de mediación que sirve para asumir los hechos probados, significa que no hay perdón. Y si no hay perdón es que no es consciente que le ha causado a la madre", aseguró la presentadora de Socialité al respecto.

"Me reitera este educador social que está convencido de que el terapeuta que asiste actualmente a Rocío Carrasco le ha aconsejado, por el bien de su hija y por su bien, que, hasta que no exista un reconocimiento de daño para comenzar una nueva vida, Rocío no debe de hablar con su hija", sentenció la periodista.