Cati Ponce lleva el bar situado junto a la estación del tren de Sóller, en Palma | Pilar Pellicer

Oficialmente se llama Típic Sóller, pero todo el mundo lo conoce como el bar de la estación del tren de Sóller y es la terraza que hace esquina justo al lado del cine Augusta.

Cati Ponce lleva el negocio desde 2013 y ofrece una exquisita selección de bocadillos fríos y calientes, tostadas dulces y saladas y una bollería que trae cada mañana de la pastelería La Lareña, de Sóller, una de las más emblemáticas de la localidad.

Hasta que llegó la pandemia, Cati tenía dos empleados. Este local tiene la particularidad de que los clientes sólo pueden estar en la terraza porque en el interior no tiene sitio. «Ahí he reconocido que he tenido suerte porque las terrazas son lo último que se cerró y en teoría será la próximo que se vuelva a abrir», explica Cati.

Ph15022111-15.jpg
Cati Ponce, a la entrada del bar que destaca por la terraza exterior y que espera poder abrir el próximo mes

Su clientela, en tiempos pasados que es de esperar que vuelvan pronto, se caracterizaba por una gran heterogeneidad: trabajadores de la zona, ciudadanos de compras por las Avenidas, pasajeros de la Estación Intermodal y, cómo no, los pasajeros del tren de Sóller, uno de los principales reclamos turísticos de la Isla y cuyos propietarios lo son también de este local.

«Ahora, sin turismo y con el cine Augusta cerrado, me mantengo a duras penas con los vecinos de la zona y la gente de paso, pero estoy bajo mínimos». Con el cierre de las terrazas era absurdo tener empleados y Cati se ha echado a la espalda el negocio. «Ahora abro sólo de lunes a viernes de 9 de la mañana a las cuatro de la tarde. Antes de la pandemia el peor día era el sábado, porque todo el movimiento se concentraba al otro lado de la calle, en los alrededores del Mercat de l’Olivar. Por contra, el domingo se recuperaba y era casi el mejor día, dentro de que no es nada del otro mundo. En la actualidad, abro para no quedarme en casa».

Ph15022111-14.jpg
Un cliente, recogiendo su pedido.

Cati no se muestra muy optimista con el futuro, sobre todo porque parece que el tren de Sóller no reanudará su servicio hasta junio, con la merma de clientes que eso representa.

Una cuidada y selecta oferta

La terraza de este bar es un oasis dentro de una de las zonas con más tránsito de Palma, tanto de vehículos como de peatones. En la terraza, cuando vuelva a abrir, y ahora para llevar y bajo encargo, los clientes pueden degustar una selecta oferta entre las que destacan las tostadas de salmón o bacalao.