El restaurante Rafa está ubicado en el polígono de Son Castelló y sigue funcionando pese a las dificultades. | M. À. Cañellas

3

Si alguien se pregunta si en un polígono se puede comer marisco la respuesta es sí, y además muy bueno. Ésta es una de las propuestas del restaurante Rafa, ubicado en la Gran Vía Asima del polígono de Son Castelló.

Una de sus señas de identidad es el arroz marinero que prepara los sábados y la paella de bogavante de los viernes. Sin embargo, en la situación actual sólo se puede degustar el último de estos platos, ya que el sábado Rafa cierra a las 12 del mediodía.

Palma 12:00.
Rafael Castro y su hija, Carolina, a la entrada del restaurante del polígono de Son Castelló.

El ‘alma mater’ del restaurante es Rafael Castro Bernal, al frente del negocio desde 2005. ‘Rafa’ es un gran conocedor del mundo de la restauración porque antes fue jefe de cocina y después propietario del restaurante del Club Náutico s’Arenal. «La razón de venir al polígono fue por ganar calidad de vida. Aquí abrimos muy pronto, a las 5:30 de la mañana y cerramos a las seis de la tarde, pero es de lunes a sábado y tenemos libre el domingo y parte de las tardes del resto de los días de la semana».

Como es lógico, el restaurante no está viviendo su mejor momento. «Estamos en una zona muy buena del polígono, con grandes empresas que tienen su sede al lado, como es Melià, pero donde desde hace meses sólo está el personal de seguridad». A pesar de todo, otros trabajadores de empresas, sobre todo concesionarios de coches y entidades bancarias, acuden cada día a su local.

«Abro para dar un servicio porque en esta zona no hay otros bares. Ahora tiramos de cafés, bocadillos y los menús diarios, que servimos entre 30 y 50 al día». Rafa añade que tiene una plantilla de diez trabajadores, de los que ocho están en ERTE. «El resto somos mi mujer, mi hija y yo, que somos autónomos».

Palma 12:00.
Dos clientas, a la entrada del local.

Rafa piensa cada día que ya falta un día menos para que todo vuelva a la normalidad. Sin embargo, «ni yo ni nadie sabemos cuándo será, pero esperemos que sea cuanto antes porque es verdad que cada día falta menos pero cada día que pasa es más duro».

Marisco en el polígono

Aunque no sea posible degustar su afamado arroz marinero de bogavante, que ofrecía cada sábado hasta la pandemia, aún se puede disfrutar los viernes de su paella de bogavante, y no menos fama tienen sus huevos fritos con bogavante (en la foto), que es otro de los clásicos de este local.