La lucha diaria del sector de la restauración ante las restricciones. | Youtube Última Hora

10

En tiempo de pandemia hay que reiventarse y eso es lo que rápidamente hicieron Cristóbal Vásquez y sus dos hermanas, Carolina y Linda. Tres jóvenes mallorquines con ascendencia chilena que ante la necesidad económica apartaron momentáneamente sus respectivas profesiones y abrieron el bar cafetería Bacan.

Aparejador de profesión, Cristóbal Vásquez fue despedido en mayo del despacho de arquitectos y la constructora donde trabajaba. Echando mano de unos ahorros, en plena pandemia y ante la necesidad laboral, invirtió junto a sus hermanas, Carolina, licenciada en Administración de Empresas, y Linda, en Turismo, en un pequeño local ubicado en la calle Baró de Santa Maria del Sepulcre, 12, de Palma.

«Llevaba un par de años queriendo montar algo, y cuando me despidieron, pensé que era un buen momento para hacerlo. Mi idea es, una vez que todo esto pase, volver a mi trabajo y compaginar las dos cosas, junto a mis hermanas», comenta Cristóbal.
Entre los tres se distribuyen el trabajo de una pequeña y acogedora cafetería que rápidamente ha acaparado la atención de vecinos y trabajadores de la zona, convirtiéndose en clientela fiel. «La verdad es que no nos podemos quejar. Ha sido una alternativa por necesidad y nos va bien. La gente responde».

Su oferta es sencilla y se basa en cafés, deliciosa repostería casera y bocadillos recién hechos para llevar, que sobre todo destaca por su calidad. «Además de los cafés y desayunos tenemos una pequeña carta y oferta de brunch».

Su horario es de 8.00 a 16.00 horas, de lunes a viernes, y los sábados y domingos de 9.00 a 14.00 horas. A primera hora de la mañana, muchos trabajadores de la zona, acompañan el café con cookies veganas de matcha, con chocolate blanco, muffins de banana, pera, etc, y galletas recién hechas por Linda. A media mañana, los bocadillos sacian el apetito de muchos, y para darse un capricho, brownie, cheesecake y tiramisú hacen las delicias de los más exigentes.

Cafés, bocadillos y dulces caseros

Cada mañana Bacan sube su persiana para deleitar a los viandantes con cafés y bollería recién hecha. Linda Vásquez, apasionada de la repostería, ha cautivado a los clientes con sus bollos de canela, cheesecakes, cookies, muffins y tiramisú, convirtiéndolos en algunos de los productos estrella.

BAR BACAN.