Pastelería Ángel pone el toque dulce en muchos hogares frente a la pandemia *Aclaración: el dueño de la pastelería ha cerrado, en el momento de su intervención, el local al público. | Julián Aguirre

La repostería y dulces tradicionales de Pastelería Ángel se han ganado la fidelidad de su clientela, desde su apertura en 2003. Las ensaimadas en sus vertientes de crema quemada, chocolate blanco o negro, cabello de ángel, lisa e incluso de Kinder, son muy solicitadas para celebraciones y eventos. «Mis padres Ángel y María tenían Pastelería Ángel en la calle Vilallonga de Palma, y con tan solo ocho años ya me ponía a hacer ensaimadas», comenta Ángel Cortés.

En su obrador se elabora a diario un amplia variedad de bollería, pastelería y salados. Antes de la pandemia contaba con 25 empleados, de los cuales sólo continúan cinco –el resto está en ERTE–, debido a las normativas por la COVID-19. «Tanta incertidumbre, y el gobierno al aplicar las restricciones, con normativas cambiantes, provocan pérdidas en los negocios y descontento entre el personal».

Ubicada en Pascual Ribot, 45, de Palma, Pastelería Ángel tiene proyectos inmediatos de ampliación. «El año pasado cogí lo que era la cafetería Diagonal, a cien metros de aquí, y aún no la he podido abrir, aunque lo tengo todo listo para abrir en cuanto el cambio de normativa lo permita». Abiertos de lunes a domingo, de 7 a 20.30 horas, ofrecen servicio de recogida de pedidos. Los clientes llegan desde otras barriadas debido a la popularidad del boca a boca. «Una amiga trajo a casa una ensaimada de chocolate blanco y desde entonces suelo venir desde Son Ferriol a por las ensaimadas cuando nos juntamos en familia», comenta una clienta.

PASTELERIA ANGEL CORTES.
Ángel Cortés, con una muestra de su deliciosa repostería.

De hecho, Ángel Cortés destaca que «desde que no hay celebraciones entre amigos y familiares se nota en los pedidos. Ahora piden ensaimadas más pequeñas». Vecinos, trabajadores de la zona y gente de paso agradecen que el establecimiento siga abriendo sus puertas para poder pedir café para llevar, bollería, etc. «Algunos nos piden el café y el periódico y se lo toman en la acera. Otros ya nos expresan sus ganas de que podamos volver a abrir la terraza y que la pandemia llegue a su final».

Ensaimadas y repostería

Las ensaimadas en sus variados sabores de cabello de ángel, crema quemada, nata, chocolate blanco o negro y Kinder Bueno son imprescindibles en muchas celebraciones, eventos y reuniones. Los pasteles y bollería son elaborados a diario en el obrador.