Samuel Di Marco, propietario del establecimiento Es Suprem, junto a los juzgados de Via Alemanya, cuenta como es su día a día. | T. Ayuga

Es Suprem, ubicado junto a la famosa rampa de los juzgados de Via Alemanya por la que han desfilado muchos personajes conocidos que resultaron culpables, y algunos presuntos culpables que luego resultaron ser inocentes, continúa abierto, de lunes a viernes, pese a las dificultades. A su favor está el hecho de tener una clientela fija, sobre todo los trabajadores de los juzgados y de otros importantes edificios, como el de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, además de vecinos de la zona.

«Cogí el local hace casi tres años. En este tiempo hemos sido un establecimiento que ha ofrecido siempre productos de calidad a unos precios muy ajustados», explica Samuel Di Marco, propietario del negocio, que llegó a Mallorca hace siete años procedente de su Italia natal. «Simplemente vine a Mallorca, me gustó y decidí quedarme».

Ta180121001-12.jpg
Samuel Di Marco, a la derecha, junto a Guido Galvino, camarero de Es Suprem.

Como sucede con otros establecimientos similares, el café es el principal reclamo porque es el producto que más fácil se puede tomar mientras se pasea por la calle o para degustar en el lugar de trabajo. Y es que muchos clientes, como cuenta Maria, prefieren salir del lugar de trabajo antes que tomarse el café de máquina que hay en sus oficinas. «Éste está más rico y además nos sirve para airearnos –explica–, mientras recoge los dos cafés que ha pedido para ella y otra compañera.

«Antes también vendíamos muchas piezas de bollería y bocadillos porque al cliente le gustaba sentarse en una mesa y desayunar o almorzar a gusto leyendo el periódico mientras hacen una pausa en su trabajo». Samuel cuenta con otro local –’chiringuito’ lo llama él– en s’Escorxador. «Creo que la situación actual se va a prolongar mucho en el tiempo, pero no creo que seamos el problema. Obviamente la situación fue peor cuando no podíamos abrir, pero trabajar de esta forma no es sostenible. Sólo sirve para pagar algunos gastos y esto puede ser para muchos el golpe final a sus negocios, que ya de por sí estaban muy machacados».

Ta180121001-13_2.jpg
Muchos funcionarios acuden cada día al local.

Platos de Italia e internacionales

A pesar de las dificultades, Samuel Di Marco se esfuerza cada día en ofrecer platos para llevar de calidad. En su oferta alterna platos de su Italia natal, como los ‘Gnocchi alla sorrentina’, y otros internacionales como el ‘Cordon bleu’, que ofrece estos días, aunque la oferta va cambiando cada semana.