Panorámica de la Vía Láctea captada desde el faro de Cala Figuera. | P.G.

7

Mallorca es un paraíso fotográficamente hablando, incluso al caer la noche. «Cuando voy a realizar fotos nocturnas, sé a qué hora salgo pero nunca a la que regreso», confiesa Pepe García, uno de los pioneros y maestros de los denominados fotógrafos de la noche.

Encargado de una conocida e internacional firma de juguetería, Pepe García tiene fama en todo el mundo por sus impresionantes imágenes, fotografías que se pueden ver en sus redes sociales. «De pequeño me preguntaban quéquería ser de mayor, y yo respondía siempre lo mismo, ‘camarero como mi padre’. Mi padre tenía el Bar Central, es una persona muy conocida».

Apasionado de la fotografía nocturna, Pepe García ha creado escuela entre los aficionados.

Lo de hacer fotografía es una afición. «Ahora hace diez años que, por primera vez, cogí mi cámara réflex y me fui con un amigo al faro de Cala Figuera. Allí me di cuenta de que un mundo totalmente desconocido me enganchaba».

Uno de sus lugares preferidos es el Cap Blanc. «Ahí capté por primera vez la Vía Láctea, abierto al mar y sin prácticamente contaminación lumínica». Con su cámara ha viajado por diversos lugares mirando al cielo. «Namibia es posiblemente el mejor sitio para captar la Vía Láctea, e Islandia para las auroras boreales», comenta. Fotógrafo autodidacta, ha creado escuela en Mallorca y son muchos quienes le piden consejos o algunas de sus localizaciones. «Mis inicios no fueron sencillos, no había casi información. Ahora con Internet, aplicaciones y redes sociales te ayudan a calcular dónde estará la Luna o el Sol, y dónde estará el centro galáctico».

El mallorquín, en la Torre del Verger, en Banyalbufar. Fotos: P.G.