Buñuelos y serenatas

| Palma |

Valorar:

Celebración con buñuelos y serentas en los colegios.

Julián Aguirre

Los pequeños alumnos de Infantil, de cuatro años, del colegio Sagrat Cor de Palma no conocen que tradicionalmente, con motivo de la festividad de ses Verges, algunos abuelos acudían al colegio a elaborar los típicos buñuelos fritos para que todos los escolares se deleitasen con el riquísimo dulce. Quizás el año que viene podrá ser, pero a pesar de la COVID-19 no se quedaron sin la típica fiesta a base de buñuelos y serenatas.

Manteniendo todas las medidas de seguridad sanitaria, muchos colegios apostaron por que sus alumnos llevasen sus propios buñuelos, de viento, crema, trufa o nata, en sus tappers de la merienda para, en la hora de recreo, dar cuenta del típico dulce.

«Otros años los niños traían flores y las niñas buñuelos. Luego escenificábamos el intercambio y entre todos disfrutábamos de la jornada», comentan Carmen Barrado y Juana Mari Escanellas, profesoras del colegio La Salle, de Palma. Además de aprenderse una poesía, los pequeños merendaron los buñuelos que cada uno había traído de casa y durante la clase realizaron un dibujo de buñuelos, claveles y unas medallas.

La pandemia tampoco pudo con las ganas de profesorado y alumnado de Bachillerato del colegio Sant Josep Obrer, y rindieron tributo a Santa Úrsula entregando claveles rojos, como siempre con un mensaje de solidaridad hacia los más necesitados.

Homenaje a los abuelos

Siguiendo la tradición, los pequeños de Infantil del colegio Sagrat Cor y los profesores Cata Palau de Comasema, Lola Rubí, José Gálvez, Marc Clar, Cati Pol y Marga Busquets ensayaron la versión de la canción Clavelitos, que dedican a sus abuelos y abuelas. En esta ocasión los adultos no entraron en clase, pero sí hubo actuación. Durante la representación, con las aulas vacías de público, un profesor grababa la función con su teléfono móvil para luego enviar el video al grupo de chat de papás y mamás.

Son niños de la generación COVID-19, algunos con mascarillas, y ya acostumbrados al hidrogel. «Quizás el próximo año volvamos a celebrarlo como siempre», comenta José Gálvez, profesor de Infantil, mientras se coloca la capa de tuno y coge su guitarra. Cata y otras compañeras vestían a sus pequeños alumnos con una original indumentaria de tunos creada por ellas, para que no faltase la fiesta en ninguna de las aulas.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Anónimo
Hace un mes

Enhorabuena y gracias a los tutores, profes, por la preparación, trabajo y cariño con que tratais a nuestros pequeños/as. Ellos lo disfrutan y los papas/mamas, abuelos/as nos encanta. Gracias. Siempre y en todo momento miran por la seguridad de los peques ante el maldito COVID. Que no haya dudas. Preciosos todos. Salió Genial.

Valoración:8menosmas

Vecino
Hace un mes

Pero no estaban prohibidos este tipo de actos? En las guarderías no se pueden celebrar cumpleaños, pero en los colegios se puede celebrar "ses verges"... Reuniones de 6 en casa, pero en clase 20 niños juntos (niños que por ejemplo, no podrían ir al mismo tiempo a casa de algún compañero). Hace meses que esto no tiene ni pies ni cabeza. Menos mal que cada vez, son más los que abren los ojos sobre este circo

Valoración:-1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1