Quién fue Karl Popper y qué dice la paradoja de la tolerancia

| Madrid |

Valorar:
preload
Este lunes se ha estrenado en TVE la serie 'Hit': la emisión de la nueva ficción ha generado numerosas críticas en las redes sociales.

Este lunes se ha estrenado en TVE la serie 'Hit': la emisión de la nueva ficción ha generado numerosas críticas en las redes sociales.

Este lunes 21 de septiembre se ha estrenado en TVE en horario de máxima audiencia el primer capítulo de la serie Hit, tras cosechar un gran éxito en el Festival de Málaga y en el FesTVal de Vitoria. Sin embargo, la emisión de la nueva ficción basada en un debate sobre la educación en España ha generado numerosas críticas, positivas y negativas, en las redes sociales.

Uno de los momentos más comentados ha sido cuando el profesor Hugo Ibarra está dando una charla y menciona la conocida paradoja de la tolerancia del filósofo Karl Popper. Concretamente, el profesor destaca que «si queremos una sociedad más tolerante, habrá que ser intolerante con la intolerancia», pero «hay quien cree que el fascismo es una opción más».

Popper se convirtió en uno de los filósofos de la ciencia más relevantes de finales del siglo XIX y del siglo XX. Nacido en Viena (Austria) en 1902, Karl Popper creció en el seno de una familia judía que siempre le inculcó el estudio por los clásicos filosóficos y el interés por la política.

En la década de los años 30 realizó una de las mayores contribuciones a la filosofía de la ciencia con la obra Lógica de la investigación científica, de 1934, en la que caracterizó el método científico. Se le considera el fundador del falsacionismo, una corriente epistemológica basada en un método deductivo de contrastación por la que establece criterios de demarcación para determinar si una teoría es científica o no. Para ello, Popper propone que las teorías deben someterse a pruebas para ser refutadas y comprobar su validez.

Sin duda, una de las obras más conocidas de este filósofo es La sociedad abierta y sus enemigos en la que explica el planteamiento de la famosa paradoja de la tolerancia: «La tolerancia ilimitada debe conducir a la desaparición de la tolerancia. Si extendemos la tolerancia ilimitada aun a aquellos que son intolerantes, el resultado será la destrucción de los tolerantes y, junto con ellos, de la tolerancia», subrayaba Popper.

Respecto a dichos límites, el filósofo añadía lo siguiente: «Con este planteamiento no queremos significar, por ejemplo, que siempre debamos impedir la expresión de concepciones filosóficas intolerantes; mientras podamos contrarrestarlas mediante argumentos racionales y mantenerlas en jaque ante la opinión pública, su prohibición sería, por cierto, poco prudente».

De esta manera, Popper no hace referencia a que haya que callar cualquier tipo de manifestación de intolerancia, ya que estas ideas intolerantes deben ser criticadas, salvo que recurran a la violencia en lugar de a las palabras para defenderlas.

«Debemos reclamar el derecho de prohibirlas, si es necesario por la fuerza, pues bien puede suceder que no estén destinadas a imponérsenos en el plano de los argumentos racionales, sino que, por el contrario, comiencen por acusar a todo razonamiento; así, pueden prohibir a sus adeptos, por ejemplo, que prestan oídos a los razonamientos racionales, acusándolos de engañosos, y que les enseñan a responder a los argumentos mediante el uso de los puños o las armas», añade el filósofo en la nota del libro.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Autoritarismo democrarico
Hace 30 días

La partitocracia como autoritarismo democrático se da cuenta que para defender sus principios ha de mediar con la intolerancia. Ergo el fascismo hace lo correcto la perseguir a los que intentan subvertir sus ideas. Igual que la democracia. La única diferencia son los ideales que defienden intolerantemente.

89 años de democracia ha convertido la intolerancia democrática a a Europa en un burdel.

Izquierdas y derechas parecen enfrentadas pero todas luchan para el mismo fin. La consolidación del sistema. Por eso el comunismo no es perseguido.

Lo único que puede salvar a Europa de la decadencia es el fascismo.

La muerte de la democracia y su paradoja última es reconocer que sus ideas sólo pueden defenderse con la censura, la persecución política y la estigmatizscion de los que piensan contrario a ella.

Popper era un filosofucho exiistencialista de tres al cuarto.

Nada se perdió con él.

.

Valoración:1menosmas

Popper
Hace 30 días

Popper también niega el razonamiento evolucionista basado en "la supervivencia del mas apto", dice el, que si definimos al mas apto como el que sobrevive, estamos diciendo en realidad, la sobrevivencia del que sobrevive·. " . Una tautología, es decir nada.!

Valoración:3menosmas

La repercusión
Hace un mes

Lo importante sería la repercusión de esta paradoja: cuando más tolerante se es con los demás, más se aprovechan de tí. Quizá por eso la gente llega al punto en que es intolerante con los demás, por un principio mucho más firme como el de acción-reacción. Todo indica que un exceso de tolerancia (con los ladrones, con los corruptos, con las mentiras políticas...) es lo que está transformando el mundo cada vez en un lugar peor.

Valoración:7menosmas

curial
Hace un mes

Un pensador cada vez más necesario, en esta época nuestyra de bulos ("fakes") y de posverdad.

Valoración:12menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1