0

En pleno solsticio de verano, la Luna pasó por delante del Sol, en alineación con la Tierra y lo ocultó parcialmente, dejando visible un anillo del astro rey, conocido como «círculo de fuego».

El eclipse fue visible principalmente desde Asia y África, donde se han captado las escenas más espectaculares de este fenómeno astronómico singular.