Imagen de archivo del centro comercial FAN Mallorca.

11

Hace algunas semanas parecía que nunca iba a llegar la 'nueva normalidad'. Con la fase 1 de desescalada en la mayoría de territorios se ha convertido en una realidad: han vuelto las terrazas, los pequeños comercios han levantado la barrera y los ciudadanos han recuperado parte de su libertad. Un realidad muy diferente a la que se estaba acostumbrados del coronavirus, distinto también será volver a comprar en un centro comercial.

En la fase 2 desescalada, a la que previsiblemente entrará Mallorca el próximo 25 de mayo, contempla la apertura de centros comerciales clausurados desde el decreto de estado de alarma en España.

La Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC) y el Ministerio de Sanidad preparan protocolos que afectan a propietarios, trabajadores y visitantes sobre cómo afrontar la apertura de estos grandes establecimientos. Estas son algunas de las nuevas medidas y recomendaciones:

- Control del aforo mediante sistemas de conteo inteligente, señalizar los flujos de circulación peatonal a la salida y a la entrada del centro, así como instalar cámaras termográficas para la medir la temperatura.

- Señalización en el suelo marcando la distancia de seguridad entre clientes.

- Desinfección diaria del centro, dispensación de geles hidroalcohólicos en entradas, tiendas o aseos, fomento del pago por medios electrónicos y la limpieza constante de superficies en aseos, suelos, pasamanos de escaleras mecánicas, pomos de puertas o el mostradores.

- Revisión de la ventilación y sistemas de purificación de aire, restringir el uso de ascensores a una persona, instalación de mamparas en puestos de información y sustituir en los baños los secamanos de acción manual por otros sin contacto o bien facilitar toallitas desinfectantes.

- Cierre de zonas infantiles y ludotecas.