Desde canciones populares o en inglés a trabajos de manualidades, los niños y niñas de la ‘escoleta’ se conectan con sus educadores desde casa.

2

Estos días no están siendo fáciles para los más peques de la casa, que de repente han visto interrumpida su rutina diaria debido a la aparición del COVID-19. Por ello, desde la Escoleta Castell Encantat han querido poner su granito de arena para que sus alumnos y alumnas, de cero a tres años de edad, puedan seguir divirtiéndose y aprendiendo desde sus hogares.

Las educadoras tienen muy presente la importancia de que los peques estén en contacto con ellas para seguir manteniendo un vínculo. Para ello, «nos conectamos de manera diaria con la clase a través de una videollamada e intentamos establecer una rutina a partir de las canciones que ya conocemos y establecemos diálogos con nuestros peques, para que puedan verbalizar o expresar deseos y emociones», comenta Sito Castell.

Por su lado, la educadora Noelia comenta que «para nosotras es muy importante la higiene de nuestros alumnos y lo tenemos como prioritario en nuestra rutina diaria dentro del aula. Ahora más que nunca, hay que poner en práctica lo aprendido, por ello de manera diaria contamos una pequeña historieta de un bichito llamado ‘Coroneta’ y les proponemos que lo pinten en sus manitas». Para destruir el bicho, deberán lavarse las manos muchas veces con agua y jabón hasta que desaparezca. Al día siguiente, en la conexión les preguntan a los niños si ha desaparecido y vuelven a pintar otro de otro color.