Down i Més edita su calendario solidario 2020

| Palma |

Valorar:
preload
Portada del calendario con los doce meses y sus fotos.

Portada del calendario con los doce meses y sus fotos.

07-01-2020Maria Bel Fullana

Recién comenzado el año, es un buen momento para hacerse con un calendario en el que apuntar las citas más importantes. Uno de los más atractivos es el que ha editado la fundación Down i Més, cuyos protagonista son los niños y niñas de esta asociación, quienes se lo pasaron en grande posando como modelos.

En el calendario de 2018, los usuarios de esta asociación nacida en 2013, pero que lleva funcionando desde 2010, fueron inmortalizados realizando alguna actividad relacionada con el turismo y el año pasado salieron junto a sus respectivos hermanos en diferentes entornos de la Isla y también en las instalaciones del Hotel Viva en Cala Mesquida.

Precisamente esta empresa junto a U Energía, han posibilitado que se pudieran imprimir 3.500 ejemplares. El calendario del año pasado fue obra de Fernando Unzueta, actual presidente de la Down i Més.

Para la edición de 2020, la fotógrafa Maria Bel Fullana Monserrat sugirió que las sesiones fotográficas tuvieran como escenario diversos parajes rurales de Mallorca y la idea fue muy bien aceptada por la junta directiva. Maria Bel es amiga de una de las madres socias de Down i Més y el año pasado ya realizó la fotografía del calendario para la hija de ésta.

El calendario está disponible desde el pasado mes a un precio de 6 euros y en diciembre se pudo adquirir en El Corte Inglés y en Alcampo. Ahora, los interesados pueden ponerse en contacto con la asociación, cuya sede está ubicada en la Plaza Fortí. El dinero recaudado se destina a las terapias de los chicos y para la formación de profesionales y familias. Editar el calendario tiene un precio de unos 4.000 euros.

La Fundació Down i Més destina cada año entre 17.000 y 18.000 euros en terapias para los chicos. A ellos hay que añadir otros 2.000 en cada uno de los cursos de formación organizados por la entidad.

El año pasado realizaron un curso de gestión emocional para profesionales, familias y chicos y chicas. «El objetivo era identificar una emoción con palabras. Por ejemplo, saber manifestarse cuando les duele algo, decir lo que quieren y lo que no... También en el caso de posibles abusos. Tienen que saber identificarlo y saber decir no. El curso duró varios meses y fue todo un éxito», explica Elvira Mir, quien hace unos meses dejó la presidencia de la asociación a Fernando Unzueta.

Para este año quieren repetir el curso del pasado año, pero enfocado más a un público adulto. Y otra herramienta que quieren potenciar es la cultural con visitas a museos, teatros y cines.

Down i Més es una fundación sin ánimo de lucro constituida el año 2010 como asociación y en el año 2013 ya como fundación, por un grupo de padres preocupados por el presente y futuro de sus hijos con Síndrome de Down y para defender todos sus derechos dentro de la sociedad. En la actualidad cuenta con 21 usuarios y 60 afiliados.

Los niños protagonistas del calendario han sido Ana Maria, Miquel, Tomeu, Pilar, Joan Miquel, Maria, Neus, Alba, Celia, Aina, Miquel, Lluís y Mercè.

«He disfrutado mucho»

Maria Bel Fullana es la autora de las fotografías que ilustran el calendario. «Vivo en ses Salines y somos una familia payesa. Pensé que el entorno rural, que por desgracia se va perdiendo, sería un buen decorado para las imágenes». Maria Bel tiene varios amigos que viven también en el campo, rodeados de animales. «Trabajar con ellos es complicado y también hay que tratar que el niño esté contento por lo que la paciencia es la principal virtud que se tiene que tener. Pero lo fundamental es la labor de los padres, que hacían que el niño estuviera tranquilo y se sintiera seguro», explica Maria Bel, quien durante más de veinte años tuvo su propio estudio.

«Me ha sorprendido que algún niño no conociera el campo ni los animales. Eso sí, después han disfrutado mucho, y yo también, y una me dijo que lo más divertido era dar de comer maíz a las gallinas». Maria Bel ha querido dar un toque ‘vintage’ a su trabajo aplicándoles un filtro para ‘envejecerlas’. La fotógrafa realizó doce sesiones, una por mes durante el pasado mes de septiembre y cada una de ellas duró una hora.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.