Los Reyes, sus hijas, y doña Sofía son aplaudidos y despedidos al grito de '¡Viva la Familia Real!' tras abandonar la Catedral de Mallorca, donde han asistido a la misa de Pascua. | Click

12

Los Reyes, acompañados por sus hijas, la princesa de Asturias y la Infanta Sofía, han asistido este domingo a la tradicional Misa de Pascua en la Catedral de Mallorca. Decenas de personas han arropado a la Familia Real a su llegada a la explanada de la Seu, protegidos con sus paraguas.

No ha faltado tampoco este año a la misa de Resurrección doña Sofía, quien ha asistido en las últimas semanas a diferentes actos en Mallorca, como la inauguración del nuevo proyecto sobre ballenas jorobadas de Palma Aquarium.

La incógnita de este año era saber si don Juan Carlos volvería a asistir a esta cita no oficial, después de que 2018 reapareciera tras cuatro años de ausencia. Finalmente, el rey emérito no ha estado presente.

Fuerte presencia policial a las puertas de la Catedral, donde se han concentrado al menos medio centenar de periodistas y reporteros gráficos para captar un año más la imagen que despide las vacaciones de Semana Santa de los Reyes en Palma.

El primero en bajar del coche ha sido Felipe VI. Ya a las puertas de la Seu, y en medio de una lluvia fina, la Reina, que se cubría con su paraguas, se han detenido para saludar a los cientos de personas que les aplaudían y les gritaban.

Tras ser recibidos por la delegada del Gobierno en Baleares, Rosario Sánchez, han posado sonrientes para los numerosos informadores gráficos que aguardaban a las puertas de la Catedral.

Tras saludar al obispo de Mallorca, Sebastià Tartavull, y al dean de la catedral, Teodor Suau, han accedido al interior del templo, y en su recorrido hasta el lugar reservado para ellos han ido saludando también a numerosos fieles. El obispo ha oficiado la misa y en su homilía ha tenido un recuerdo para las víctimas católicas de los atentados terroristas perpetrados este domingo en Sri Lanka.

Ph21041911-1.jpg

Noticias relacionadas

Ya en el primer banco de la catedral y antes del inicio de la misa, Felipe VI, doña Letizia y la reina Sofía han intercambiado comentarios informales que han seguido atentas y sonrientes la princesa de Asturias y su hermana.

Tras la misa, la Familia Real se ha acercado a las personas que esperaban fuera de la Catedral, donde soplaba fuerte el viento. Gritos de '¡Viva la Familia Real!', '¡Viva doña Sofía!', '¡Viva el Rey!' o '¡Viva España!' se han marchado en el mismo coche, conducido por Felipe VI.

Un año del enfado

La misa de Pascua del año estuvo marcada por la polémica, por el enfado de las reinas que dio la vuelta al mundo. La intención de doña Sofía de hacerse unas fotografías a las puertas de la Catedral no sentó nada bien a la Reina, que trató de interponerse para que estas imágenes no pudieran realizarse.

La riña fue captada por las cámaras y continuó a las puertas de la Seu. El rifirrafe tuvo consecuencias en la Casa Real, y a los pocos días, se trató de pasar página del incidente en la visita de las dos reinas, y las niñas, a don Juan Carlos al hospital, donde había sido operado de una rodilla.

Desde entonces, y también en Mallorca, hemos podido ver de nuevo la sintonía entre nuera y suegra, como fue el pasado verano durante una visita a los mercados de Palma.