«Siempre voy a volver a Mallorca»

| Palma |

Valorar:
preload
Sara entre sus padres, un mallorquín y una conquense, que la adoptaron con 11 meses en Wuhan, China, donde está tomada está fotografía. Desde entonces, Sara ha vivido en Mallorca. Ahora estudia Psicología en Madrid.

Sara entre sus padres, un mallorquín y una conquense, que la adoptaron con 11 meses en Wuhan, China, donde está tomada está fotografía. Desde entonces, Sara ha vivido en Mallorca. Ahora estudia Psicología en Madrid.

Redacción Discreto

Después de haber encontrado a Alejandra, la sensación que tengo es de haber llenado un hueco vacío de mi pasado. Es como resolver una incógnita que me rondaba desde hacía mucho tiempo; la sensación de atar un cabo suelto», afirmó este sábado en conversación telefónica Sara Danyao Segura Escribano. La joven china ha protagonizado un emotivo y viral episodio en Twitter: Tras publicar un tuit en la red social en el que buscaba a la niña que aparecía junto a ella en una fotografía cuando solo era un bebé, logró reecontrarse con Alejandra que, cinco años mayor que Sara, se encargaba de cuidarla en el orfanato de la ciudad china de Hubei en el que vivían antes de ser adoptadas por familias españolas.

Sara nació en el año 2000, y con solo once meses llegó a Mallorca. El padre de Sara es mallorquín y su madre nació en Cuenca aunque ha vivido siempre en la Isla. Sara se crió en El Molinar y tiene dos hermanos mayores. Aunque ha pasado por distintos colegios, Madre Alberta es donde ha recibido la mayor parte de su educación. Sara declara que siente un fuerte vínculo con Mallorca: «Yo soy española y me siento muy mallorquina. Es verdad que solo soy catalanoparlante con mi padre y con alguna amiga, y en el resto de los ámbitos hablo en castellano, pero a la Isla la he querido muchísimo desde el primer momento, y tengo muy claro que siempre voy a volver a Mallorca».

En este momento, Sara está estudiando un grado de Psicología en Madrid, y aunque hasta el momento no ha tenido la oportunidad de visitar China, su país natal, asegura que en cuanto tenga tiempo y los recursos económicos suficientes, cumplirá su deseo. «No he visitado el país, aunque me gustaría mucho. Como es un viaje bastante caro, seguramente no lo haga hasta que tenga 25 años o así. No he podido estudiar chino por falta de tiempo, pero también es verdad que de pequeña mis padres me compraban libros sobre cultura china para que estuviese familiarizada con mi orígenes.»

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.