Tomeu Mas, Beatriz Díaz, Igor Rodríguez, Alfonso Robledo y Josep Enric Claverol presentaron el campeonato. | P. Pellicer

4

Se trata de homenajear, fomentar y recuperar el consumo del pa amb oli en Balears. Con ese objetivo claro, la asociación Restauración Mallorca, en colaboración con el Govern balear, organiza el I Campeonato del Mundo de Pa amb Oli, que tendrá lugar el 28 de febrero en el marco del programa del Dia de les Illes Balears.

La inscripción es gratuita. Hay que enviar un email a inscripcions@agenciacom.com y pueden presentarse todos los locales que lo deseen. Al tratarse de un concurso profesional, queda prohibida la participación de personas aficionadas y amantes de la cocina que no estén debidamente avaladas por un restaurante.

El campeonato, incluido en la primera Fira del Pa amb Oli, fue presentado este martes por Alfonso Robledo, presidente de la asociación Restauración Mallorca; Josep Enric Claverol, director general de Relacions Institucionals i Acció Exterior del Govern balear; Igor Rodríguez, chef, asesor gastronómico y coordinador del jurado; y Beatriz Mayans, directora de la empresa AgenciaCom.

El campeonato culinario constará de dos fases. La fase previa tendrá lugar entre los días 19 y 21 de febrero, que será cuando las personas inscritas participen en sus respectivas categorías: internacional, Mallorca, Menorca y Pitiüses. La fase final enfrentará en sa Feixina –lugar donde se celebrará la feria– a los ganadores de las categorías anteriores el 28 de febrero, fecha en la que también se sabrá el ganador.

El jurado estará presidido por el chef Andreu Genestra, al que se sumarán –en una lista todavía no cerrada– Igor Rodríguez, Miquel Clanet, Tomeu Mas (propietario de sa Llimona) o Toni Gelabert (panadero y poseedor del título al Mejor Pan Moreno de Mallorca de 2017).

El ganador de ‘El mejor pa amb oli del mundo’ podrá vender su producto en una caseta cedida gratuitamente –valorada en 1.300 euros– en el Parc de sa Feixina durante los cuatro días que dure la feria –venderá el pa amb oli a un precio fijado por la organización, de seis euros–. El resto de los finalistas también podrán venderlos en una segunda caseta montada al efecto.

Criterio de valoración

El jurado valorará distintos aspectos para determinar cuál es el mejor pa amb oli del mundo. «Valoraremos que sea un pan rico, que no esté seco. Puede hacerse también con pan blanco, pero tiene que ser de payés. También la originalidad. Un pa amb oli con jamón y queso lo puede hacer todo el mundo. No deja de ser un pincho grande. No hay límite de ingredientes y valoraremos que se utilicen productos de las Islas, pero sin límites en la creatividad. También, la dificultad a la hora de elaborarlo y, a la vez, que sea un producto práctico a la hora de servir», afirma Igor Rodríguez, coordinador del jurado.

En las bases del campeonato se afirma que el pa amb oli debe presentarse en un plato de 20 centímetros de diámetro y que las llesques no pueden ser más grandes que el plato.