Lil Xan, en una fotografía difundida por el propio cantante a través de Instagram. | Instagram

3

El rapero Lil Xan, que cuenta con cinco millones de seguidores en Instagram, ha informado a través de dicha red social que ha sido ingresado en un hospital por una indigestión provocada por el consumo masivo de 'cheetos picantes', conocidos snacks.

«Solo quiero que todos sepan que estoy bien, más sano que nunca y estoy listo para hacer mi tour en Nueva York en un par de días. También tened cuidado con los Hot Cheetos, son de lo más adictivo», escribe el rapero estadounidense de ascendencia mexicana en la publicación.

El joven, de 22 años, sufrió molestias más que serias tras el atracón, ya que llegó a vomitar sangre.

«Estuve en el hospital no por drogas, sino porque comí demasiados 'Hot Cheetos' y creo que esto me dañó algo el estómago porque vomité mucha sangre», explica en el vídeo difundido.