Más de 150 niños participaron en la tradicional carrera de caracoles de Sant Jordi. | Pere Bergas

8

Aunque parezca mentira, a veces no llegan antes los más rápidos, sino los más perseverantes. Más de 150 niños participaron este sábado en la tradicional carrera de caracoles que se celebró en Sant Jordi con motivo de la XVIII Fira del Caragol.

En la prueba, los niños debían conseguir que los gastrópodos avanzasen por una superficie de madera hasta llegar a la línea de meta. Todos tenían la estrategia muy clara: con lechuga como cebo y agua como combustible, animaban a los animales para conseguir el primer puesto. Después de cada carrera los niños fueron recompensados con un delicioso cucurucho de chucherías.

La competición hizo vibrar a todos los asistentes, y en ocasiones los padres fueron los que más sufrieron la parsimonia de los caracoles. Tras varias carreras clasificatorias, los ganadores de la gran final de este año fueron ‘Coco’, de Adrián Avellán, ‘Brutot’, de Miquel Ramis, y ‘Turbín’, de Jordi Parra, que entre risas nos confesó que ya llevaba un tiempo entrenando a su caracol.