Silvia de Suecia y la princesa heredera del trono, Victoria, a la derecha de la imagen con otros invitados en el portal mayor de la Catedral de Mallorca. | Julián Aguirre

24

Aunque en todas las bodas la protagonista debe ser la novia, en la de este sábado –y con permiso de la bella Helena Sommerlanth, sobrina de la reina Silvia de Suecia– fue su prima, la princesa Victoria, quien atrajo todas las miradas durante el enlace que se celebró en la Catedral de Mallorca.

Fue una boda que contó con cien invitados y que despertó el interés de los curiosos, transeúntes y turistas que pasaban por delante, al ver el impresionante despliegue de miembros de la Policía Nacional acordonando la zona y protegiendo el portal mayor de la Seu.

En el interior del templo se celebró, durante cerca de una hora, una boda luterana, donde la sacerdotisa de la comunidad evangélica de habla alemana de Balears Heike Stijohann casó a la guapísima Helena Christina Sommerlath y al joven Ian Martín. La madrina de la novia es la reina Silvia de Suecia.

Victoria, primogénita de los reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia de Suecia es la primera vez que visita Mallorca –que tengamos constancia–. La joven, que cumplió 40 años el pasado 14 de julio, derrochó belleza y elegancia, además de simpatía, pues estuvo conversando en todo momento con los invitados de la boda a las puertas de la Catedral de Mallorca.

Al marcharse los novios hasta el lugar donde después se reunirían de nuevo con el centenar de invitados, aparecieron los vehículos que acompañaría a la reina y a la princesa de Suecia, con su personal de seguridad. Al subir al coche, la princesa Victoria saludó a la multitud y esta le respondió con aplausos y piropos de ‘guapa’, a lo que la heredera respondió «gracias», en un perfecto español. Así pues Mallorca vuelve a ser destino de la realiza europea, aunque sea para fiestas.