Jessica, en un momento muy doloroso. | Andy Whelan

16

Jessica es una niña de cuatro años de Oswaldtwistle (Reino Unido) que padece neuroblastoma, una forma de cáncer infantil, en estado avanzado. Su padre Andy Whelan es electricista de profesión y fotógrafo por afición. A modo de terapia mental, está fotografiando a su hija en este difícil trance. Incluso ha creado un perfil de Facebook en el que cuelga sus fotografías.

Tras ser diagnosticada de cáncer en septiembre de 2015, Jessica se sometió al tratamiento correspondiente pero no funcionó. El médico les comunicó a los padres la semana pasada que a la pequeña le quedan pocas semanas de vida.

«Esta fotografía fue hecha en un momento en que nosotros como padres no podíamos ofrecerle ningún consuelo», explica Whelan sobre la imagen que ilustra esta noticia. Además, señala que la publicación de esta imagen, así como de otras que ha ido realizando, tienen el objetivo de concienciar sobre «la oscuridad del cáncer infantil», y que las personas que no conocen de cerca la enfermedad «tal vez puedan hacer algo al respecto para que en el futuro ningún niño tenga que sufrir este dolor».