Previous Next
0

Los responsables de Projecte Home iniciaron en 1996 un nuevo reto: tratar a los jóvenes y adolescentes con problemas adicción. «Sabíamos qué queríamos y cómo, pero también teníamos miedo y preocupación», explicaba en la nota de presentación de evento el presidente de Projecte Home en Balears, Tomeu Català. Veinte años después, Projecte Jove ha crecido, por desgracia, y su oferta también, y con ello los recursos que necesita para hacer frente a este problema que afecta a no pocas personas de entre 14 y 21 años.

Para conmemorar estos cuatro lustros de existencia, la Fundació Projecte Jove organizó este viernes una velada solidaria a la que acudieron unas 250 personas, muchas de ellas colaboradoras de esta organización. El objetivo era ayudar a la Fundació Projecte Jove para que pueda seguir ofreciendo prevención y tratamiento a los jóvenes con problemas de adicción a las drogas.

Entre los invitados se encontraba Mikael Landström y su esposa, Johanna, propietarios del hotel Portitxol, que fueron reconocidos por su labor de apoyo a esta causa. La representación institucional estuvo encabezada por el alcalde de Palma, José Hila, y el conseller de Treball, Iago Negueruela. El evento fue presentado por Victoria Maldi, que también deleitó a los asistentes con algunas de sus canciones. La velada incluyó la subasta de una obra de la pintora Natasha Zupán y de unos pendientes de la diseñadora Isabel Guarch, que se efectuó después de la cena con platos de los restaurantes Can Calent, Hom, Marc Fosh, Son Net, hotel Portitxol y vinos de Macià Batle.