Samsung Galaxy Note 7. | Reuters

4

Samsung Electronics anunció este viernes en Seúl que retirará y revisará en todo el mundo su teléfono inteligente «phablet» Galaxy Note 7 después de que varios usuarios denunciaran que sus dispositivos se habían explotado durante la carga.

El gigante surcoreano de la electrónica parará provisionalmente las ventas en varios países y ofrecerá a quienes adquirieron el Note 7 la posibilidad de reemplazar su terminal por otro modelo de forma temporal, explicó Koh Dong-jin, director de la división de telefonía móvil de la empresa, en una rueda de prensa.

El Galaxy Note 7, un «phablet» de bordes curvos con lápiz óptico cuyas principales novedades son la resistencia total al agua y un escáner de iris ocular, se comercializa en mercados de todo el mundo desde el pasado 19 de agosto.