Previous Next
35

Una niña norteamericana de tan solo 12 años llamada Aryanna Gourdin lleva unos días revolucionando las redes sociales, al haber publicado una serie de fotografías en las que posa muy sonriente al lado de diferentes animales salvajes africanos, abatidos por ella misma.

En un reciente viaje al continente africano, la joven Aryanna salió de caza junto a su padre. En esas salidas por la sabana, la niña presume de haber matado a jirafas, cebras y ñus, unos trofeos de caza de los que no dudo en alardear a través de internet.

No solo posa de forma triunfal con los cadáveres de los animales. También se la puede ver sosteniendo orgullosa una víscera de un gran herbívoro, con marcas en la cara que simulan pinturas de guerra hechas con la sangre de su presa.

La respuesta ante tal ostentación cinegética fue inmediata. Además de algunas voces que apoyaban su «afición» y ensalzaban su destreza, muchas más mostraron indignación, y algunos incluso profirieron amenazas de muerte.

Este episodio debe añadirse a algunos debates generados en la red alrededor de cazas polémicas, como la del león Cecil, el felino más popular de Zimbabue al que un dentista americano dio muerte hace un año, así como de lamentables casos de maltrato animal que periódicamente salen a la luz.