El pequeño Brody no ha sufrido daños graves, pese a recibir 18 perdigonazos. | Hospital de Animales Ebenezer

15

Con tan solo seis semanas de vida, el cachorro Brody ya ha sufrido la crueldad de dos menores que, con una pistola de aire comprimido, le perforaron el cuerpo hasta 18 veces. Según recoge ABC News, el perro se recupera «milagrosamente» tras pasar por el Hospital de Animales Ebenezer de Rock Hill, en Carolina del Sur.

Brody fue trasladado al hospital el pasado domingo después de que la policía fuera alertada de que un grupo de menores le habían disparado. Ya en el centro médico, los responsables de Ebenezer tuvieron que esperar para extraer las bolas que, «milagrosamente», no habían tocado ningún órgano vital, ya que la corta edad del animal hacía peligrar que le administraran anestesia para la intervención.

Sin embargo la evolución del cachorro ha sido más que positiva, y se recupera «notablemente» a la espera de que ser adoptado.