0
EFE-LONDRES Virgin Atlantic se convirtió ayer en la primera aerolínea comercial en surcar los aires usando combustible biológico con un vuelo desde el aeropuerto londinense de Heathrow a Amsterdam. En colaboración con Boeing y el fabricante de motores General Eletric, la aerolínea de Richard Branson debe probar la eficacia en vuelo de un biocarburante compuesto en un 20 por ciento de una mezcla de aceite de coco y de babassu.

El Boeing 747 de Virgin Atlantic, pilotado por Geoff Andreasen sin pasajeros a bordo, vuela con cuatro motores, uno con combustible biológico y los otros tres con convencional, para garantizar el buen funcionamiento del aparato si el biocombustible presenta algún problema. Una de las desventajas que se le atribuyen es que puede congelarse a grandes alturas.

El de ayer es el primer vuelo de estas características, ya que, si bien el 1 de febrero se hizo un primer experimento con un Airbus A380, de Filton (Inglaterra) a Tolouse (Francia), el biocombustible que se utilizó era sintético y no natural.

Pese a las críticas de los ecologistas, que argumentan que los mismos biocombustibles son perjudiciales para el medio ambiente, el empresario Richard Branson asegura que el vuelo de hoy es «un punto de inflexión» que permitirá que los aviones empiecen a utilizar ese tipo de combustible antes de lo esperado.