La familia N está disponible con tres tipos de carrocería y potencias que van desde los 204 a los 280 cv.

Pese a haberse convertido en una de las marcas líderes en el segmento de los vehículos híbridos y eléctricos, Hyundai no ha dejado de lado su espíritu deportivo que ha acentuado estos últimos años. Y un claro ejemplo lo tenemos con la gama N, una familia que incluye tres modelos diferentes -i20, i30 y Kona- con la que ofrece unas versiones de muy alto rendimiento, hasta 280 cv de potencia, pero que permiten una utilización diaria sin ningún problema.

i20 N

La gama deportiva del fabricante coreano comienza con el i20 N. Un vehículo que sorprende por la gran manejabilidad que ofrece gracias a sus pequeñas dimensiones y con un rendimiento que muy pocos rivales dentro de su categoría son capaces de ofrecer. Es quizás el más divertido de todos por sus características.

Exteriormente se caracteriza por su parrilla específica, mayores entradas de aire, llantas de 18”, pinzas de freno rojas con el logo ‘N’, neumáticos específicos para este modelo, alerón y difusor trasero, escape deportivo, etc.

Viene equipado con un motor 1.6 Turbo que desarrolla unos excelentes 204 cv, que le permite alcanzar los 230 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km en apenas 6,2 segundos. Unas prestaciones fantásticas. Todo ello acompañado de una caja de cambios manual de 6 velocidades.

Hyundai

i30 N

La segunda opción que ofrece Hyundai es el i30 N. Un modelo que ha tenido una muy buena acogida dentro de este reducido mercado al que se dirige desde que apareció en el mercado y que ahora introduce algunas mejoras para incrementar todavía más su rendimiento. Entre ellas la incorporación en la versión más poderosa de una nueva caja automática de 8 relaciones de doble embrague con levas en el volante que permite aprovechar todavía más la potencia de su propulsor.

Este modelo se sigue comercializando con las dos carrocerías, 5 puertas y Fastback y con dos potencias de motor diferentes, 250 y 280 cv. En ambos la velocidad máxima es de 250 km/h, mientras que el Nuevo i30 N Performance con la transmisión 6MT puede acelerar de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos, una mejora de 0,2 segundos (un 3%) en comparación con el modelo anterior. Por su parte, el nuevo i30 N Performance y la caja de cambios N DCT puede acelera en solo 5,4 segundos utilizando el Launch Control. Con el motor 250cv, el Nuevo i30 N necesita 6,4 segundos. Unas cifras realmente fantásticas.

Un aspecto a destacar es la incorporación del sistema N Grin Shift (NGS) que maximiza el rendimiento del motor y la DCT durante 20 segundos. Para obtener la máxima aceleración, el coche reduce directamente a la marcha más adecuada. Cuando el conductor pulsa el botón NGS ubicado en el volante, aparece una cuenta atrás en el cuadro de instrumentos que indica los segundos restantes para esta función. Una vez finalizado el boost o empuje, el conductor debe esperar al menos 40 segundos para volver a utilizarlo.

En cuanto a su estética, la deportividad se manifiesta en el bisel negro de los faros y unos mejorados LED con luces de conducción diurna (DRL) en forma de V, lo mismo que en la parte trasera. El emblema N está visible en la amplia parrilla frontal. Su diseño específico de malla afilada recuerda a las alas de los aviones y ha sido optimizado para conseguir una refrigeración aún más eficiente del motor

KONA N

Finalmente, la gama se completa con el Kona N. El conocido SUV del fabricante asiático también cuenta desde hace breves fechas con una versión superdeportiva capaz de ofrecer unas prestaciones espectaculares gracias a sus 280 cv que le dejan prácticamente sin competencia dentro de su categoría.

Prueba de ello son sus cifras de aceleración, 5,5 segundos para alcanzar los 100 km/h gracias al sistema de control de arrancada Lauch Control o los 240km/h de velocidad máxima. Todo ello con un comportamiento espectacular y con una tracción a la salida de curvas excelente gracias a la incorporación de un autoblocante mecánico con control electrónico y a su suspensión adaptativa. Sin olvidar, por supuesto, unos frenos que destacan por su alta eficacia y seguridad.

Al igual que el i30 N incorpora el botón NGS en el volante para incrementar temporalmente el rendimiento del vehículo y además ofrece la posibilidad de elegir entre 5 modos de conducción: Normal, Eco y Sport, N y Custom.