El Hyundai Kona Eléctrico es uno de los modelos más demandados por el público.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) y la patronal de los concesionarios (Faconauto) han presentado el Mapa de despliegue de puntos de recarga de acceso público para vehículos electrificados en Baleares. Con esta iniciativa, las asociaciones quieren facilitar e impulsar el mercado de los vehículos eléctricos de batería e híbridos enchufables para alcanzar un parque de tres millones de turismos en España que exige para 2030 el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

Para esto, es imprescindible tener instalados como mínimo 8.508 puntos de recarga de acceso público en 2030 en la comunidad balear, según la metodología elaborada por ANFAC, en colaboración con Faconauto.

En la actualidad, Baleares cuenta con 847 puntos de recarga de acceso público.
Para José López-Tafall, director general de ANFAC, «el sector tiene un fuerte compromiso con la descarbonización y ya está poniendo en el mercado una amplia oferta de vehículos electrificados. Pero nos enfrentamos a unos, cada vez más, exigentes objetivos en materia de reducción de emisiones y, por lo tanto, es necesario establecer herramientas a la altura que aceleren la transición. El desarrollo más rápido de la infraestructura de recarga de acceso público es esencial para recuperar terreno con los líderes europeos».

En la misma línea, Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto, ha comentado que «eliminar las barreras de entrada de los ciudadanos al vehículo eléctrico ha de ser una prioridad para los sectores que estamos involucrados en su impulso y también para las administraciones públicas. Las cifras nos dicen que, hoy, una de las barreras más importantes es la falta de una red pública de puntos de recarga numerosa y suficientemente extendida por toda la geografía de nuestro país».