Un rincón de Can Gordiola nos ha servido como escenario de contrastes para la foto de este vehículo con un diseño tan moderno y deportivo.

0

El fabricante nipón vuelve a la carga con la undécima generación de este popularísimo modelo, cuya primera versión se puso a la venta allá por el año 1972. El Honda Civic es un modelo que ha ido cambiando de medidas, casi siempre en aumento y siempre en el segmento C, pero que tal vez la versión que hoy nos ocupa es la que ha visto alargar más al vehículo hasta llegar a los 4,51 metros de longitud, que es bastante.

Quizá el hecho de ser un mismo vehículo para todo el mundo, sin versiones diferentes dependiendo del continente, ha tenido gran parte de culpa de estas medidas más generosas.

Estéticamente se trata de un modelo que ha cambiado bastante respecto a la versión anterior que, por cierto, ha tenido un recorrido relativamente corto, sobre todo en su versión más radical, el Type R, la cual nos cautivó desde el primer momento.

La parte delantera se caracteriza por disponer de unos faros muy afilados, con una excelente iluminación full led. Los spoilers delanteros muy bajos y una interesante combinación rojo-negro le acaban de dar este toque deportivo tan especial.

Lateralmente se ve que es un vehículo con una aerodinámica muy buena, al ser bastante plano, que se nota en el interior al tratarse de un vehículo bastante bajo.

La parte posterior cuenta con unos faros de lo más originales, que recuerdan un poco a las dos generaciones anteriores, pero que a la vez se distingue profundamente de las mismas.
La especie de difusor negro de la parte posterior, junto con el alerón negro, los embellecedores en forma de nido de abeja del mismo color y la llamativa doble salida de escape en la parte central del parachoques son elementos que resaltan el carácter deportivo de este Honda Civic 1.5 VTEC.

MOTOR

En cuanto a motorizaciones, éste ha sido otro de los grandes cambios a mejor del nuevo modelo. Tanto el propulsor 1.0 de tres cilindros y 129 CV de potencia como este 1.5 VTEC de 182 marcan la tendencia de la marca por apostar por motores de menor cilindrada, con turbocompresor, con lo que se gana eficiencia y no se pierden prestaciones, más bien se ganan. La fiabilidad de estos motores se da por supuesta por los óptimos resultados obtenidos por Honda hasta hoy.

El propulsor de 182 CV de potencia cuenta con unas prestaciones muy interesantes, ya que tarda 8,2 segundos para pasar de 0 a 100 Km/h y alcanza una velocidad máxima de 220 Km/h.

La aceleración es más que suficiente, aunque es un motor que se encuentra mejor funcionando a altas revoluciones, que es donde da el Do de pecho y demuestra su mejor aceleración. En la recuperación también se muestra bastante efectivo, ya que vuelve a subir revoluciones rápidamente en marchas largas.

El consumo es otro de los apartados en los que este motor sorprende de forma positiva ya que los 5,8 litros/100 Km anunciados por la marca, nosotros sólo los hemos elevado hasta los 6,9, que es una cifra más que notable.

El comportamiento en carretera es inmejorable gracias a la posibilidad de cambiar el tipo de amortiguación.
El interior se ha querido adaptar al gusto europeo, americano y asiático y creo que ha conseguido su objetivo, al menos por lo que se refiere al europeo.

Ha optado por la información totalmente digital (quizá demasiado), con muchas configuraciones controlables desde la pantalla central, además de todos los elementos de conectividad y de seguridad que lo convierten en uno de los vehículos más seguros de su segmento.