Las Salinas de la Colònia de Sant Jordi nos han servido de escenario para este modelo, que cuenta con el sello de marca de los últimos vehículos de la casa francesa.

El Renault Talisman Sport Tourer es un vehículo familiar de la marca francesa, que deriva directamente de la berlina, versión que tuvimos la ocasión de probar hace unos meses y que nos causó una grata impresión. El Talismán en sí fue presentado por parte de Renault en el Salón de Frankfurt de 2015 como el sucesor del Renault Laguna, lo que supuso un cambio bastante importante respecto a su predecesor, con mejoras importantes respecto a la calidad, equipamiento y conducción respecto al Laguna III.

DISEÑO

El modelo que hoy nos ocupa, esta versión Sport Tourer, es más práctica que la berlina, además de conservar la amplitud interior y todos los elementos de seguridad que tan importantes resultan. Como es lógico, los frontales de la berlina y de la versión que hoy nos ocupa no son demasiado diferentes. Evidentemente el diseño de la parte posterior sí que los diferencia bastante.

La parte anterior del nuevo Talisman ST coincide al 100 % con la de la berlina, gracias a unos faros que se están instalando en todos los nuevos productos de la marca francesa, con un diseño en forma de C invertida, donde la iluminación led cuenta con un lugar privilegiado.
La parte posterior es igualmente moderna y atractiva, que también incluye los faros con iluminación tipo led.

PROPULSOR

En cuanto al motor, nosotros hemos probado la versión con el propulsor diésel ENERGY dCi 130, con caja manual de 6 velocidades, aunque también está disponible con caja automática EDC de doble embrague.
Se trata de un propulsor más bien tranquilo, aunque cuenta con las prestaciones suficientes como para ofrecer sensaciones de dinamismo, que se consiguen con el modo Sport, donde el vehículo cambia los parámetros para ofrecer unas sensaciones mucho más deportivas al conductor.

La versión ECO, por su parte, ‘adormece’ un poco más al motor, aunque se consiguen unas prestaciones suficientes para incluso poder adelantar sin problemas. En el consumo, el vehículo con este propulsor consigue unas cifras óptimas, teniendo en cuenta que se trata de un automóvil de grandes dimensiones y peso elevado. Así, los 4 litros a los 100 kilómetros anunciados por la marca nosotros sólo lo hemos elevado hasta los 4,8 litros, que es una de las mejores de su categoría y segmento.

En las prestaciones en sí, los 10,8 segundos que tarda para acelerar de 0 a 100 Km/h o los 200 Km/h de velocidad máxima dejan bien a las claras que no se trata de un motor ‘agresivo’, aunque sí que acelera de forma más que suficiente.

El comportamiento en carretera es bastante bueno –incluso en curvas– aunque las suspensiones ‘premien’ el confort de sus ocupantes. Eso se ve potenciado por el hecho de contar con el Renault 4CONTROL, un sistema exclusivo de cuatro ruedas directrices para tomar las curvas con total tranquilidad. En carretera, la sinergia de las tecnologías empleadas permite definir trayectorias de una mayor precisión para conseguir una gran estabilidad. Las reacciones del chasis del vehículo se adaptan según el modo de conducción seleccionado en cada momento.

INTERIOR

El interior destaca sobre todo por su gran espacio hábil, lo que hace que tres personas adultas puedan viajar en la parte posterior del vehículo con total comodidad, con un espacio para las piernas privilegiado.
Pero lo mejor de todo es que esta comodidad permite que se pueda viajar con grandes bultos en el maletero (572 litros), lo cual facilita poder hacer largos viajes por carretera sin problema.
La seguridad es otro de los aspectos que la marca está cuidando muchísimo, incluyendo en sus vehículos toda una serie de gadgets que permiten que la misma a bordo sea prácticamente total.