El Ajuntament ha invertido 25.000 euros en la nueva caldera, pero no está aún instalada.

El equipo directivo del CEIP Es Puig emitió este lunes un comunicado en el que denunciaba una «situación difícil ante las bajas temperaturas debido a que el centro todavía no dispone de la nueva caldera de calefacción en la zona de primaria». En el comunicado, el centro asegura que ayer por la mañana «cuando llegaron los niños, las aulas estaban entre 10 a 13 grados centígrados, dependiendo de su ubicación en el edificio». Aunque las condiciones mejoraron a lo largo de la mañana, fue gracias a calefactores eléctricos que las familias llevaron a la escuela.   

La dirección informa que «desde hace una semana operarios de la empresa adjudicataria están trabajando en la escuela para poder hacer efectivo el esperado cambio de caldera» pero también se preguntan si la calefacción «llegará a funcionar durante los días de más frío o ya será cuando el tiempo haya mejorado».

Los problemas de calefacción en Es Puig se remontan a hace más de 10 años, ya que la caldera ha sufrido continuas averías. En 2022 el Ajuntament aprobó finalmente su sustitución con un coste de unos 25.000 euros. Pero los trabajos se han retrasado y el nuevo equipo no se empezó a instalar hasta la pasada semana. Pero el frío y la nieve han llegado antes.