El presidente de la Cofradía de pescadores de Alcúdia y Can Picafort, David Carsi. | F. MARI

El presidente de la Cofradía de Pescadores de Alcúdia y Can Picafort, David Carsi, denuncia que algunos de sus compañeros han tenido que devolver las ayudas COVID tres años después de cobrarlas por haber cometido ahora infracciones tipificadas como «graves».

«Hay infracciones que se tipifican como graves y que se pueden deber a un simple descuido y ahora tienen que devolver las ayudas que cobraron. Hay una retractividad de cinco años y pensamos que eso no tendría que ser así porque es injusto que si el año que viene me ponen una sanción tenga que devolver una ayuda. Vivimos en una persecución constante. Somos pequeños empresarios que hemos pasado momentos difíciles y ahora quieren recuperar el dinero de las ayudas que nos dieron aplicando sanciones. Ya no se acuerdan de que al sector primario se nos exigió seguir trabajando con unas condiciones complicadas», dice David Carsi.

Fuentes de la Conselleria d’Agricultura i Pesca aseguran que «no ha habido un aumento de sanciones a pescadores en Baleares» desde el inicio de la pandemia. Explican que hay un reglamento europeo que regula la concesión de ayudas e implica que para ser beneficiario tienes que estar el año anterior limpio (sin infracciones) y mantenerte limpio en los cinco años posteriores al cobro. Eso afecta no solo a las ayudas COVID sino a todas las ayudas europeas. La Conselleria d’Agricultura, no dispone en estos momentos de un recuento de los fondos de la COVID que han cobrado los pescadores ni de las devoluciones que se han requerido ya que el trámite no pasó por sus manos. Las gestionó directamente el Ministerio.

La queja de los pescadores de Alcúdia sigue la línea de las quejas de otras cofradías de pescadores que llevan tiempo reclamando al Ministerio una revisión de la normativa estatal que regula las infracciones y sanciones en la pesca marítima. Esta normativa data de 2001, aunque fue actualizada en 2014. Contempla multas de entre 60 y 600.000 euros e incluyen un baremo de puntos que se aplica a la hora de solicitar subvenciones del Fondo Europeo Marítimo de Pesca (FEMP). Las federaciones de cofradías de Galicia y del resto del Cantábrico han sollicitado formalmente al Ministerio que revise este régimen sancionador.