El Consell instalará semáforos en el Passeig de ses Brodadores a la altura de Gabriel Carrió.

La movilidad sostenible es una de las principales apuestas del Ajuntament de Sant Llorenç. Entre las actuaciones previstas se llevará a cabo una pacificación de las carreteras que cruzan el pueblo. Ello es posible después que el Consell haya cedido la titularidad de diversos tramos de las carreteras que conducen a Son Servera y a Artà. La regidora de Mobilitat, Antònia Bauzà, destacó que «se trata de una demanda ciudadana para poder llevar a cabo diversas actuaciones en beneficio de los peatones».

La aceptación de la cesión de la titularidad de las vías (Ma-15F,Ma-4022; Ma-4030; Ma-3323 y Ma-4021), tuvo lugar en un pleno extraordinario. A través de un convenio con el Consell se llevarán a cabo una serie de actuaciones. Bauzà explicó que el Consell se compromete a la instalación de semáforos en la carretera de Artà, uno a la altura de Santa Maria de Bellver y calle Teulera y el otro a la altura de la calle Sant Miquel; y otro en el Passeig de ses Brodadores a la altura de la calle Gabriel Carrió. Asimismo, se habilitará un carril bici desde sa Cova hasta la entrada del calle Major y la calle de la Mar hasta el puente de la estación.

Se contemplan diversas zonas de aparcamiento en batería de 20 metros de longitud eliminando un carril de circulación y habilitando un paso alternativo con prioridad en un sentido o el otro. Todas las actuaciones han sido estudiadas por técnicos y supondrán una mejora para la ciudadanía.