Los agentes contaron hasta 16 montones de excrementos de basura sin repartir por la finca.

La Policía Local de Manacor ha presentado dos denuncias, una ante el Seprona de la Guardia Civil y otra ante la Conselleria d’Agricultura del Govern de les Illes Balears, para que se lleve a cabo una investigación sobre el vertido de estiércol de gallina en una finca que se encuentra en la zona de Santa Cirga, en la carretera de Manacor a Porto Cristo. Sendas denuncias llegan después de que la Policía Local visitara la finca y abriera un expediente después de recibir un gran número de denuncias de vecinos de la zona y de la ciudad por los fuertes olores. De hecho, cuando se tira la gallinaza en la finca agrícola, el fuerte hedor invade todo Manacor.

Inspección

El regidor de Policía, Joan Gaià, explica que «la normativa es muy clara e indica cuánto estiércol se puede tirar en una finca. La gallinaza se debe repartir por la superficie, pero en este caso se deposita en grandes montones». Además, cuando los agentes realizaron una inspección encontraron que había restos de huevos y cadáveres de gallinas entre el estiércol «lo que está prohibido», según Gaià.

En el informe policial se indica que que «el estiércol está agrupado» y que se detectan «16 montones». Además, los agentes localizaron «restos de huevos, cáscaras y huevos enteros, además de restos de gallinas y pollos en descomposición. La zona está abierta y no cubierta por lo que es muy fácil que los restos sean consumidos por aves o rapaces», según el informe. Los policías indican que observan algunas garzas reales sobrevolando la gallinaza.

Gaià dice que «no puede ser que algunas empresas no cumplan con la ley» y añade que estas malas prácticas «provocan muchas molestias porque producen fuertes olores malos de soportar. No es una práctica agrícola limpia y tiene efectos sobre la población». Tras presentar las denuncias, ahora el Ajuntament está a la espera de su resolución.