Hubo talleres de pintura.

En el barrio de Fartàritx de Manacor se respiraba arte y cultura por los cuatro costados. Con el objetivo de poner de manifiesto todo el potencial artístico de Manacor, el Ajuntament del municipio ha organizado la primera noche de arte que ocupó varios espacios públicos y privados. Más de 70 artistas y artesanos mostraron sus creaciones al público que se acercó hasta este emblemático barrio, que cuenta con un gran patrimonio. Las calles de la Llum, del Remei y la de la Creu acogieron ayer las exposiciones exteriores de 52 artistas y, además, en la calle Creu también hubo carpas para actividades infantiles y un espacio para la música indie.

La artesanía se concentró en la calle de Gelabert y la plaza de la Concòrdia contó también con un escenario en el que sonaron el jazz y la música electrónica. Numerosos espacios privados participaron también de la noche acogiendo varias exposiciones.

Pero mientras en Fartàritx ya se vivía con intensidad la primera noche de arte de Manacor, el Museu d’Història acogía la entrega del XXV Premi Ciutat de Manacor d’Arts Plàstiques, un premio que quedó interrumpido en el año 2017 y que este año se ha retomado. El alcalde de Manacor, Miquel Oliver y el regidor de Cultura, Mateu Marcé, entregaron el galardón a Adrián Martínez por su obra Faristol.
Oliver y Marcé inauguraron también la exposición en el Museu d’Història de los diez artistas seleccionados por el jurado como finalistas y que son Cati Bauzà, Maria Uribe, Marcos Juncal, Pepe Cañabate, Cristòfol Pons, Isabel Castro, Tomàs Pizà, Biel Llinàs, Adrián Martínez y Olímpia Velasco.