Degradación. El polémico chiringuito de ses Fonts de n’Alis está cerrado desde hace años y presenta un muy mal estado de conservación. Además, provoca la regresión del sistema dunar de la playa que se encuentra dentro del parque natural de Mondragó, en el municipio de Santanyí. | Maria Nadal

El Ajuntament de Santanyí tiene un plazo de tres meses para derribar el polémico chiringuito de la playa ses Fonts de n’Alis, en pleno parque natural de Mondragó. Así lo ha marcado la Conselleria de Medi Ambient del Govern después de recibir la resolución del expediente de la Dirección General de la Costa y Mar del Ministerio para la Transición Ecológica mediante la que no otorga la concesión de la instalación al Ajuntament de Santanyí. Este expediente llevaba 14 años en tramitación.

Así, el director general de Espais Naturals i Biodiversitat, Llorenç Mas, ha remitido un escrito al Consistorio para informarle de que tiene de plazo hasta el 31 de diciembre de este año 2022 para ejecutar el derribo del chiringuito y la restauración ambiental del espacio, tal y como marca el Pla d’Ordenació de Recursos Naturals (PORN) de Mondragó. «Si en fecha a 31 de diciembre de este año no se hubiera ejecutado el desmantelamiento de las instalaciones, será la Direcció General d’Espais Naturals quien, subsidiariamente, se hará cargo de estos trabajos», según Mas.

La Conselleria de Medi Ambient ha tomado esta medida después de que la directora general de la Costa y el Mar, Ana María Oñoro, le informara de la resolución del expediente, tal y como solicitó Mas a principios de septiembre. En su escrito, Oñora señala que «la resolución del expediente ha sido indeseablemente larga porque ha sido difícil obtener la documentación que permitiera acreditar que el Ajuntament de Santanyí no cumplía con los requisitos».

Tras el derribo del chiringuito, que lleva años cerrado, y la recuperación de la zona dunar, la Conselleria de Medi Ambient autorizará la instalación de un nuevo chiringuito desmontable, como los que ya hay en la playa des Trenc, unos metros más atrás de donde se encuentra el actual. El Ajuntament de Santanyí ya informó, hace meses, que disponía del proyecto redactado y de una partida presupuestaria asignada para ejecutar el derribo.

Llorenç Mas trasladó su preocupación a Oroña por la falta de resolución del expediente, que se inició en el año 2002, porque imposibilitaba tomar las medidas necesarias para la restauración ambiental del entorno natural de ses Fonts de n’Alis. El PORN de Mondragó se aprobó durante un Consell de Govern del pasado mes de abril. Con este documento, la Conselleria de Medi Ambient marcaba las líneas de protección del espacio natural, limitaba su presión humana y ponía freno a las instalaciones de temporada, como hamacas y sombrillas.

Punto de vista
Lola Olmo

Una lentitud inaceptable

Lola Olmo

El destino del chiringuito de ses Fonts de n’Alis era previsible, viendo la línea que han marcado Costas y Medi Ambient en los últimos veranos, primando la recuperación del entorno natural a los negocios de playa, por antiguos que sean. La necesidad de revertir las agresiones del pasado hacia el medio ambiente es indiscutible, si queremos tener futuro. Lo que no es de recibo es que una administración pueda tardar 14 años en resolver un expediente, y dar tres meses a otra para ejecutarlo. La lentitud burocrática, mata.