La Policía Local supervisará el cumplimiento de las nuevas medidas y no se descarta poner sanciones.

La delicada situación que vive el municipio de Artà debido a la falta de lluvias ha provocado que el Ajuntament tome nuevas medidas drásticas y ha anunciado que se realizarán cortes de agua durante las noches desde las 23.30 horas hasta las 8 horas. Esta medida estará vigente hasta nuevo aviso.

Con el objetivo de evitar al máximo las molestias a los vecinos, el Ajuntament recomienda a los ciudadanos que carguen los depósitos y aljibes de sus casas para disponer de agua durante las horas de corte y en el caso de que no se disponga de depósitos, el Consistorio recomienda que los ciudadanos estudien la posibilidad de instalar uno. También pide que se planifiquen las horas para poner la lavadoras, el lavavajillas o de ducharse. Con estos cortes nocturnos se consigue estabilizar los depósitos y que tengan niveles aceptables.

Restricciones

Pero las limitaciones en el uso de agua van más allá. El alcalde d’Artà, Manolo Galán, publicó ayer un nuevo bando municipal para avisar a los vecinos de que, a partir de hoy, solo se permitirá el uso de las duchas de las instalaciones deportivas municipales cuando se disputen partidos oficiales y queda prohibido la utilización de agua potable en el núcleo de Artà para regar jardines, llenar piscinas y limpiar terrazas o coches, así como cualquier actividad que suponga un uso excesivo de agua.

Galán fue contundente diciendo que «el agua se acaba» y apeló a la responsabilidad de la ciudadanía para paliar los efectos de la sequía. El alcalde dijo que el Consistorio no había tenido otra opción que tomar estas medidas debido a que dos de los seis pozos que abastecen Artà fallan y otro está contaminado. El resto de pozos no son suficientes para abastecer toda la demanda. El Ajuntament ya tomó medidas restrictivas para el consumo de agua potable durante este pasado verano en la Colònia de Sant Pere y las restricciones están avaladas por el plan hidrológico del Govern. La Policía Local supervisará el cumplimiento de estas medidas restrictivas y el alcalde Galán confirmó que, en caso que sea necesario, se aplicará el régimen sancionador contemplado en el reglamento municipal, tal y como se hizo en la Colònia. El alcalde dijo que «no es una decisión fácil» y aseguró que el Ajuntament está buscando otras fuentes de captación para mejorar la situación hidrológica de todo el municipio.