La zona de detrás del Parc Municipal de Felanitx, este verano, con los trastos esparcidos por la calle. | Gori Vicens

El quebradero de cabeza más grande de la regidoria de Medi Ambient del Ajuntament de Felanitx este verano pasado, han sido las toneladas de residuos de todo tipo que ciudadanos incívicos han dejado fuera de los contenedores, esparcidos sobre la acera o en la calle y también otros trastos como muebles o escombros en algún camino apartado o por fora vila. Ello ha generado muchas críticas vecinales y de partidos políticos por la «inactividad» -dicen- del gobierno local.

La regidora de Medi Ambient presentó el balance de la campaña de actuaciones que sigilosamente ha realizado estos últimos meses y que concluye con más de 30 expedientes sancionadores abiertos por incumplir la ordenanza municipal. Para ello, se ha intensificado la vigilancia en los 39 puntos donde hay contenedores tanto de reciclaje como de basura. La regidora Catalina Soler (PP), explicó que el trabajo del equipo de investigación ambiental consiste en encontrar al infractor y avisarlo de que ha dejado restos en un lugar incorrecto. «En caso de no colaborar restituyendo la zona ensuciada es cuando se le abre un expediente sancionador», explica.

Los puntos más conflictivos son en fora vila, donde continúa habiendo «turismo de residuos» en las entradas de Felanitx por Campos y Porreres. Se ha detectado que vecinos de estas localidades van a Felanitx a tirar residuos cerca de los contenedores de las zonas rurales como Son Mesquida o el Camí de sa Tortuga. Las sanciones leves ascienden hasta los 750 euros.