Los problemas de la recogida de basura han sido continuos. | Lola Olmo

La Mancomunitat del Raiguer aceptará la propuesta de la empresa de la recogida de basuras, que pide rescindir el contrato de manera amistosa, tan solo un año después de haber asumido el servicio. Hasta la fecha los alcaldes de Alaró, Binissalem, Búger, Campanet, Consell, Lloseta, Mancor, Santa Maria y Selva eran reacios a esta ruptura, pero han cedido a la vista de los continuos conflictos con el personal y con los camiones que tiene la concesionaria, Prezero, y las quejas de los vecinos por el mal servicio.

Ante esta flexibilización de las posturas, el lunes los representantes de los trabajadores y la empresa llegaron a un acuerdo en el TAMIB para aplazar hasta el 10 de octubre la huelga indefinida que iba a comenzar hoy.

El presidente de la Mancomunitat y alcalde de Consell, Andreu Isern, admite que «aceptamos rescindir el contrato porque no hay otra salida; los trabajadores exigen una subida salarial del 40 por ciento que la empresa no puede cubrir, y la Mancomunitat no podemos subirle el precio de la contrata porque no sería legal». El próximo 6 de octubre la entidad supramunicipal valorará en un pleno esta opción una vez reciba los informes de sus servicios jurídicos. «La empresa se compromete a cubrir el servicio hasta que tengamos un nuevo concurso, en el que ya se incluirá la subida salarial prevista en el convenio autonómico», afirma.