En bloque. Los alcaldes de Campos, Santanyí y ses Salines, Xisca Porquer, MariaPons y Juan Rodríguez, respectivamente, hacen frente común para poner solución a los problemas de agua de la zona sur de Mallorca. Piden que se instale una desaladora móvil y que se financie a través de la ecotasa. | R.P.F.

«Ante la falta de agua, buscamos soluciones». Con esta idea, los ayuntamientos de Campos, ses Salines y Santanyí han presentado un proyecto de una desaladora móvil para que el Govern de les Illes Balears lo financie a través del Impost de Turisme Sostenible (también conocido como ecotasa). Los alcaldes Xisca Porquer (Campos), Juan Rodríguez (ses Salines) y Maria Pons (Santanyí) hacen frente común para dotar al sur de esta infraestructura y solucionar los problemas de falta de agua o mejorar su calidad. La instalación tiene un coste de 14 millones de euros.

Pons recuerda que en Santanyí «no tenemos agua buena. De las nueve empresas suministradoras, solo dos ofrecen un suministro de calidad y una desaladora móvil ayudaría a poder tener un recurso óptimo. Además, se adapta a la estrategia de inversiones de la ecotasa». La alcaldesa de Santanyí añade que «estamos rodeados de mar y es una buena oportunidad para aprovechar este bien y ofrecer un buen servicio a la ciudadanía».

Poco caudal

En ses Salines y Campos sí disponen de agua de calidad, pero tienen poca cantidad. Porquer recuerda que «este verano publiqué un Bando municipal recomendando un uso responsable de agua ante la alerta de sequía y a instancias de Recursos Hídrics de la Conselleria de Medi Ambient. Necesitamos una solución rápida».

Rodríguez coincide con sus homólogas: «El problema del agua está aquí. No podemos esperar más y la desaladora que proponemos para el sur es sostenible, porque funciona con energía renovable, y permitirá tener agua de calidad». El alcalde de ses Salines asegura que «si no se pone una solución rápida, peligra la falta de agua para el futuro próximo»

De hecho, el Pla Hidrològic de les Illes Balears recoge la sobreexplotación de los acuíferos. Por esta razón, los tres alcaldes solicitan poder disponer de una desaladora ante la imposibilidad de no tener más recursos subterráneos en la zona ni de poder conseguir más pozos que aporten el caudal necesario, tanto en calidad como en cantidad.

Los tres municipios instan al Govern a instalar una desaladora de estas características mientras no llega la canalización de agua en alta prevista por la Conselleria de Medi Ambient. «Ante el problema existente debemos buscar soluciones y con este proyecto la damos porque el agua es un servicio básico», según Porquer. Los tres alcaldes añaden que «una vez el problema en el sur esté solucionado esta planta se podría utilizar para otros municipios que la necesitaran».