Los alcaldes de la Mancomunitat del Raiguer lamentan que en días puntuales se dejan calles sin recoger la basura. | Lola Olmo

Continúan los problemas con la recogida de basuras en la Mancomunitat del Raiguer, tras el nuevo anuncio de los trabajadores de la concesionaria de que irán a la huelga a partir del 28 de septiembre si no llegan a un acuerdo con la empresa sobre la mejora de sus condiciones salariales. Los empleados quieren que se les apliquen los sueldos previstos en el convenio autonómico del sector, aprobado en marzo, pero esta normativa solo es aplicable a las contratas que no estuvieran adjudicadas en aquel momento. Las que ya estaban en marcha, como es el caso del Raiguer, deberán esperar a aplicar las nuevas tablas salariales en el momento de su renovación-

Es la segunda vez este año que se convoca una huelga de basuras en la comarca del Raiguer. A principios de verano, sindicatos y trabajadores ya anunciaron paros a partir del 30 de junio, pero entonces se pudo resolver con un acuerdo en el Tribunal de Mediación y Arbitraje (TAMIB) y la amenaza no se hizo efectiva, aunque el servicio continuó prestándose de manera deficiente, con algunas calles sin recoger puntualmente en varios municipios, como Consell, Alaró o Selva.

Noticias relacionadas

El alcalde de Consell y presidente de la entidad supramunicipal, Andreu Isern, admite la preocupación de la Mancomunitat, pues la huelga afectaría a nueve municipios (Alaró, Binissalem, Búger, Campanet, Consell, Lloseta, Mancor, Santa Maria y Selva) que tienen el servicio mancomunado. «Acudiremos al TAMIB para ayudar, como cada vez que nos han requerido, pero es difícil que se pueda asumir una subida del 40 por ciento de los sueldos como piden los trabajadores; para ello tendría que asumirlo la concesionaria, porque la Mancomunitat no puede subir el precio de la contrata, infringiríamos la ley; la oferta que ha hecho la empresa es de un 9 por ciento, a razón de un 3 % anual durante tres años», aclara Isern.

La prestación de la recogida de basuras de la Mancomunitat del Raiguer se adjudicó hace justo un año, en septiembre de 2021, a Prezero España por unos dos millones de euros y una duración de 8 años. Desde el primer momento no se cumplió exhaustivamente con el contrato y las quejas de los alcaldes fueron numerosas. En junio, durante lo que algunos dirigentes vieron como una «huelga encubierta», se dejaban calles sin recoger, puntos verdes municipales desbordados al no vaciarse con la frecuencia necesaria, y se llegaron a mezclar distintas fracciones de la recogida selectiva de residuos. Por este último caso la Mancomunitat del Raiguer le impuso a la concesionaria una sanción de 40.000 euros.

La empresa, ante la imposibilidad de resolver el conflicto con sus trabajadores y alegando que no han llegado los camiones encargados para prestar el servicio, solicita resolver el contrato de mútuo acuerdo, algo a lo que los ayuntamientos se niegan, pues implicaría comenzar toda la tramitación desde cero. A todos estos problemas, ahora se añade una nueva amenaza de huelga de los trabajadores a partir del 28 de septiembre, si no se alcanza un acuerdo antes de esa fecha.