Las temperaturas de esta semana en algunas aulas, por encima de los 33 grados, ha provocado lipotimias. | R.P.F.

Rebelión en las aulas. Más de la mitad de estudiantes del IES Bendinat faltaron este jueves a clase en señal de protesta por el calor «insoportable» que vienen sufriendo desde que el pasado lunes comenzase el curso escolar. Los jóvenes tomaron la decisión después de ver cómo el martes varios alumnos debían regresar a sus domicilios antes de hora al sentirse indispuestos. De hecho, una de las profesoras del centro también debió ser atendida al sufrir una lipotimia mientras se encontraba impartiendo clase.

Ataviados con abanicos y siguiendo a rajatabla el protocolo enviado por la Conselleria d’Educació para hacer frente a las altas temperaturas –ropa ligera, abundante agua, siempre a la sombra– el alumnado del instituto calvianer ha tratado de mantener la normalidad pero, como apunta uno de ellos, ha resultado «imposible».

El pasado martes, personal de la Conselleria llevó a cabo varias mediciones que, en las clases situadas en los pisos superiores, dejaron registros de hasta 33 grados centígrados. El descenso de temperaturas que estos días empieza a producirse servirá para que los estudiantes vuelvan a las aulas, aunque antes han querido mostrar su profundo descontento a través de una carta remitida ayer mismo al Director General de Planificación y Centros, Antoni Morante. En ella, explicaban los alumnos del IES Bendinat que les resulta «imposible» mantener la atención y la concentración en unas condiciones «intolerables».

El propio Antonio Morante respondió a las pocas horas asegurando que desde el Govern se está trabajando en ello, pero recordando también el elevado coste económico que representa climatizar todos los centros educativos que dependen de la Conselleria.

También parte del profesorado ha mostrado durante la últimas horas su indignación a través de la redes sociales: «Me da vergüenza ver cómo se trata a la comunidad educativa desde hace demasiado tiempo», escribía ayer una docente del instituto calvianer. Los profesores consultados por este diario «comprenden» la actuación de su alumnado, y de hecho hoy mismo tienen previsto ellos llevar a cabo un sencillo acto de protesta para exigir que se busquen medidas, mientras califican de «absurdo» el protocolo remitido por Educació. De momento, y para curarse en salud, el equipo directivo ya ha adquirido algunos ventiladores que serán instalados de manera inmediata en las zonas más calientes de las instalaciones. En todo caso, las medidas que se implementen para rebajar la temperatura en las aulas ya no serán de aplicación hasta finales de curso si es que, tal como es de prever, el calor deja de apretar.