Los miembros del jurado consideraron el aspecto, aroma, sabor, textura y equilibrio de los tomates presentados. | Redacción Part Forana

Las instalaciones de Terragust Degusta, en Manacor, albergaron a principios de agosto el Certamen Internacional del Tomate de Mallorca. Se trata de un evento desenfadado que nació con la voluntad de promocionar un producto agroalimentario que es de vital importancia para la tradición culinaria de la Isla. En esta ocasión participaron 13 agricultores y dos empresas (Terracor y Agromart), que presentaron 25 tomates para ser evaluados por el jurado en una de las cinco categorías: ensalada, cor de bou, rosa, ramallet y cherry.

Los miembros del jurado fueron Tiffany Blackman, Josep Vilaseca, Jaume Jaume, Andrés Benítez, Marina Adrover, Matíes Adrover y Laura Calvo. En la categoría de ensalada eligieron el tomate Valldemossa de can Uetam, mientras que en cor de bou se llevó el premio Son Joan Jaume. Los tomates Rosa de Barbastro de can Sant Pòrtol fueron los elegidos en su categoría mientras que Son Joan Jaume repitió galardón en ramallet y Lobello, Terracor, se alzó con la máxima puntuación en cherry.

Tras el certamen, los asistentes pudieron degustar en un salón con vistas a las tomateras de Terragust un menú especial con variedades de tomates de Terracor. Desde los aperitivos en los que destacó la coca de tomate y cebolla confitados hasta el plato principal del chef, con lomo a baja temperatura con salsa de tomates, la fruta originaria del continente americano fue la gran protagonista.

Clima

Los agricultores destacaron las numerosas dificultades que han tenido este año para lograr las producciones en las diferentes categorías de tomate.
La falta de lluvias desde enero, las heladas de abril y las altas temperaturas registradas desde mayo han dificultado la floración y el cuajado. El calor también ha obligado a regar con mayor abundancia las tomateras.