El ‘escar’ d’en Pere Ignasi, de sa Ràpita (Campos), ha sufrido pintadas vandálicas en estos días. | Jaume Morey

52

El deterioro continuo del patrimonio marítimo es constante en muchos punto de la costa. En estás últimas semanas, los grafiteros incívicos han atacado dos edificios emblemáticos de la costa del Migjorn de Mallorca. Por una parte, el escar d’en Pere Ignasi, en sa Ràpita (Campos) y por otra el nido a ametralladoras de s’Estelella, en Llucmajor. A la degradación natural que padecen estos elementos se añade este tipo de actos vandálicos. Estos elementos forman parte del patrimonio histórico de los pueblos pero están dentro de la Demarcación de Costas.

Los vecinos de sa Ràpita han sido los primeros en expresar su indignación al ver como poco a poco se pierden los referentes patrimoniales del pasado. En el caso del escar de Campos, llamado d’en Pere Ignasi, es un bien catalogado por el Consell desde febrero de 2005. Como ya hemos señalado, su ubicación dentro del dominio público marítimo-terrestre limita las competencias del Ajuntament de Campos para poder actuar en el mantenimiento y restauración de estos elementos patrimoniales. También hay que señalar que los antiguos propietarios hace años que renunciaron a la concesión administrativa expedida por Demarcación de Costas para seguir con la titularidad del viejo edificio.

En s’Estelella se han pintado las letras ‘MFA’. Foto: Ajuntament de Llucmajor

En el caso del nido de ametralladoras de s’Estelella, en Llucmajor, ha sido el Ajuntament i el PSOE local los que han denunciado en las redes sociales la reciente pintada en este elemento que fue construido a mediados del siglo XX. Tanto el Ajuntament como el PSOE n han lamentat y condenado el acto vandálico sucedido en el búnker de s’Estalella. Y es que precisamente la pintada en Llucmajor llega semanas después que el Consistorio aprobará una moción de los socialistas en la que se reclamaban más medidas y nuevas normativas si cabe para hacer frente a las múltiples pintadas que aparecen en el patrimonio del municipio.

Punto de vista
Juanjo Roig

Siempre habrá otro ‘valiente’

Juanjo Roig

La invasión de pintadas vandálicas es común en todos los municipios y algunos ayuntamientos se han puesto manos a la obra para perseguir y castigar a los autores más prolíficos. A pesar de las sanciones impuestas y del compromiso de los incívicos identificados de borrar sus pintadas, un responsable policial decía el otro día que «siempre habrá otro ‘valiente’ que vuelva a pintar».