Desde los años 70 y hasta 2014, las colonias de Cala Murta han acogido a miles de jóvenes. | Redacción Part Forana

0

El alcalde de Pollença, Tomeu Cifre (Tots), ha solicitado una reunión urgente con la Conselleria d’Afers Socials, Joventut i Esports con el objetivo de «utilizar un último cartucho y lograr una solución para las casas de colonias de verano de Cala Murta», cerradas desde 2014. Las casas son propiedad de la Fundació Rotger Villalonga y, tras 43 años de funcionamiento, el Consell advirtió en 2014 del riesgo de incendio en una parte del campamento. Aunque la fundación planeaba seguir dando el servicio en la zona alta, una infracción urbanística le impidió obtener la licencia para retomar la actividad.

En una anterior reunión con la consellera Fina Santiago, el alcalde solicitó que el Projecte de Llei del Lleure incluyera «algún tipo de disposición que permitiera reabrir las instalaciones». El documento se aprobó día 16 sin mención a Cala Murta.

Cifre lamenta que «no haya existido colaboración de diferentes áreas del Govern y del Consell en un asunto que los pollencins llevamos en el corazón y que varias generaciones de niños ya se han perdido». Desde el Ajuntament se prevé presentar enmiendas a la ley de ocio «a través de la representación parlamentaria de PP y PI, porque el PSOE local no tiene intención de hacerlo», indica el alcalde.