Deficiencias. Unos ciclistas salen del vial para esquivar los baches. | Elena Ballestero

13

El carril bici de la Bahía de Alcúdia, que quería convertir el Nord de Mallorca en un referente para el cicloturismo, es hoy un laberinto inconexo de obstáculos que ahuyenta a los ciclistas. La ejecución de la infraestructura (diseñada hace cuatro legislaturas) ha estado bloqueada durante años el algunos tramos por dificultades económicas, técnicas y medioambientales y a día de hoy aún falta por ejecutar el ramal comprendido entre el Pont dels Anglesos y Capellans en Muro.  En Alcúdia las obras se pararon en 2019 debido a las evidentes deficiencias y las promesas de revisar el proyecto (financiado por la Bolsa de Alojamientos Turísticos) han concluido con el repintado de algunos tramos que no ha hecho sino complicar aún más el trazado laberíntico de la ruta preexistente en municipio  de Alcúdia generando nuevos riesgos para la seguridad.

Por lo que respecta a Muro el alcalde Miquel Porquer, confirmó esta semana que el próximo día 30 el Ajuntament tiene una reunión para tratar de dar una solución definitiva que satisfaga al pueblo, a la Conselleria de Medi Ambient (por la proximidad a la Albufera) y a Costas (pasa por el dominio público marítimo terrestre). El único tramo ejecutado sin polémica es el que discurre por Can Picafort.

El proyecto global aprobado inicialmente en 2012 preveía una inversión de 600.000 euros. La concejala de Unió x Alcúdia,Carme García, denuncia lo que es un secreto a voces: «La falta de seguridad del carril ahuyenta a los ciclistas». Basta con sentarse diez minutos frente al carril bici para ver pasear a los ciclistas por medio de la carretera, especialmente si son profesionales.

Los que se atreven a circular por el vial bermellón se arriesgan a que las ramas de los árboles les ‘peinen’ el casco o a tropezar con los socavones, baches y tapas de alcantarilla en mal estado; por no hablar de los numerosos vehículos que aparcan sobre el carril pintado. La mayoría de tramos no tienen continuidad y hay viales en los que el carril bici    es más ancho que el carril de libre circulación por lo que resulta imposible que los coches y las bicicletas circulen al mismo tiempo.