Refugio de Can Boi (Deià). | Aina Ginard

El Consell recupera la gestión directa de los refugios públicos de Can Boi (Deià) y el Pont Romà (Pollença) que externalizó hace más de una década. El pleno del Consell de Mallorca ha aprobado este jueves el cambio en el modelo de gestión. «Mejoramos el servicio ofrecido en la red de refugios y garantizamos su continuidad», dice la vicepresidenta y consellera de Medi Ambient, Aurora Ribot.

Se trata de los dos únicos refugios de la Ruta de Pedra en Sec que están situados en núcleos propiamente urbanos especialmente turísticos. «El objetivo del acuerdo aprobado es devolver la eficiencia a los refugios gracias al buen servicio ofrecido por el personal propio y garantizar un servicio de calidad, como la que se ofrece en el resto de refugios de la red del Consell», informa Medi Ambient.

La red pública de refugios del Consell no solo ofrece alojamiento a los usuarios de rutas senderistas sino que también sirve para la organización de actividades de formación y educación ambiental. Medi Ambient considera que «son un servicio esencial en caso de emergencia». La consellera Ribot recuerda que «cada vez la demanda para alojarse en los refugios va en aumento». Se compromete a «seguir promocionando la red de refugios del Consell de Mallorca como una alternativa de ocio sostenible al alcance de todos».

En caso de necesidad los equipamientos se utilizan como centros de operaciones o espacios a la disposición de los equipos de emergencia. La red de refugios del Consell cuenta actualmente con cinco refugios en la Serra de Tramuntana. Además de los de Deià y Pollença el Consell gestiona los de Tossals Verds, Son Amer y Muleta.