Ajuntament de Lloseta. | Redacción Part Forana

El Partido Popular de Lloseta ha considerado, este viernes, que los presupuestos, aprobados durante el pasado pleno, «no responden a las necesidades» del municipio porque son unas cuentas con las que no se contempla ningún tipo de inversión y se gasta más de un 56% del total en personal y en deuda. En una nota de prensa, la portavoz del Grupo Popular Municipal, Xesca Ramis, ha criticado la nueva imposición de tasa de ocupación de vía pública «que afecta directamente a restaurantes, bares y pequeñas empresas» y ha añadido al respecto que «el alcalde sigue atacando al comercio». Además, desde el PP 'llosetí han lamentado' «la falta de inversiones municipales contempladas en estos presupuestos» porque «queda reflejado que será un 2022 de parálisis de un equipo de gobierno que sigue ajeno a las necesidades actuales del municipio» y como ejemplo citan los caminos vecinales, que están fatal y para los que tan sólo se destinan 10.000 euros, «que es una cifra insignificante, tal y como reconoció el alcalde».

«No podemos dar apoyo a los presupuestos porque consideramos que son unas cuentas llenas de errores que no son, ni mucho menos, los datos económicos que deben reflejar; por tanto no están equilibrados, son erróneos y no prevén ningún tipo de inversión para el bienestar de los 'llosetins'», han defendido desde el PP, a la vez que han añadido: «Ningún tipo de inversión en beneficio del pueblo pese a tener un remanente en caja de más de 1,1 millones euros». Ramis también ha explicado como en los presupuestos aprobados no se contempla ninguna reducción de impuestos sino que han ido haciendo préstamos y modificantes de ordenanzas fiscales para gravar más a los 'llosetins'; todo ello, además de contemplar un ingreso en multas y sanciones de más 36.000 euros. «Son, en definitiva, unos presupuestos que miran más por los intereses particulares que por los intereses generales», ha subrayado.

Con todo, desde el Partido Popular han avisado al equipo de gobierno que «llevaríamos un control y fiscalización de su gestión y que los próximos presupuestos del 2023 son de año electoral, recordándoles el agujero que hicieron de más de 1.200.000 euros» y han subrayado que los presupuestos municipales tampoco compensan problemas tan acuciantes como la pobreza severa «que se está desbocando», según el último informe de Cáritas, o el paro juvenil; al igual que la subida de la luz, de la gasolina, el diesel, el butano y de la cesta de la compra".