Vista de algunos de los restos óseos localizados en Son Coletes. | Maria Nadal

6

La segunda fase de las excavaciones en el cementerio de Son Coletes, en Manacor, encara su recta final y lo hace con un balance muy positivo. Durante los trabajos de la primera y segunda fase de excavaciones, los equipos técnicos de ATICS y Aranzadi han sacado a la luz los restos de 77 víctimas de la Guerra Civil. La coordinadora de los trabajos de este año, Almudena García-Rubio, se mostró ayer entusiasmada por los resultados de los trabajos y puntualizó que 52 de estas víctimas halladas se han descubierto en las últimas semanas.

De hecho, 15 víctimas han sido encontradas en la fosa de 12 metros que los arqueólogos descubrieron la semana pasada y que era una continuación de la misma fosa encontrada durante el verano de 2020, donde se hallaron 6 víctimas. Además, Garcia-Rubio añadió que el número de víctimas aumentará durante la próxima semana cuando se excave la fosa número 7, la última que se ha encontrado en el cementerio de Son Coletes. Con estas excavaciones se pondrá punto final a los trabajos de campo para empezar la investigación en el laboratorio. El objetivo ahora es el de cruzar los ADN de los posibles familiares con el de los restos hallados para poder devolver los restos a sus seres queridos, que «es la finalidad de estos trabajos», según García-Rubio.

Objetos personales

Para dar a conocer estos resultados, la presidenta del Govern, Francina Armengol; el vicepresident del Govern, Juan Pedro Yllanes, y el secretario autonómico de Memòria Democràtica, Jesús Jurado; el presidente del Parlament, Vicenç Tomàs, visitaron ayer Son Coletes acompañados por el alcalde de Manacor, Miquel Oliver, y varios regidores.
Durante su visita, las autoridades pudieron ver los trabajos que se desarrollan y los objetos encontrados, entre los que cabe destacar una moneda de oro de 20 dólares del año 1904 (en la imagen circular), que se recuperó de dentro del pantalón de una de las víctimas. Oliver ya dejó entrever que los trabajos de excavación deberán tener una tercera fase porque «las zanjas continúan».

20211207_160253.jpg

Armengol dijo que «los hechos descubiertos nos llenan de emoción y nos animan a seguir adelante» y añadió que «Son Coletes fue un campo de exterminio y lamentó que haya gente que ya no pueda ver los trabajos de reparación porque llegamos tarde». Por estos familiares, Armengol pidió, una vez más, disculpas y aseguró que «hasta que no hagamos justicia sobre nuestro pasado no seremos una sociedad plenamente democrática».
Por ello se trabajará ahora para poder devolver las víctimas a sus familiares. De hecho, la portavoz de la Comissió de Fosses i Desapareguts, Maite Blázquez, animó a que los familiares den sus muestras de ADN e Yllanes informó que 36 cuerpos hallados en Son Coletes estaban en colocación primaria, es decir, tal cual cayeron a la fosa. El resto se han encontrado en diferentes zonas de la excavación y se habían movido de su lugar originario.
Las tareas de excavación en el cementerio de Son Coletes, que se han llevado a cabo gracias a los trabajos de investigación de varios historiadores como Antoni Tugores, terminarán la próxima semana para empezar con la investigación de los restos hallados. Ahora, el Govern deberá decidir si hay una tercera fase.